Emilio de Justo, en una estocada a matar o morir
Emilio de Justo, en una estocada a matar o morir - Paloma Aguilar

El doble gesto de Emilio de Justo: pide Victorino y Baltasar Ibán en San Isidro

Como torero revelación y habitual en corridas duras, podrá elegir una de las ganaderías del bombo

MadridActualizado:

Gesto de Emilio de Justo, la gran revelación de la última temporada, en San Isidro: el torero ha pedido las corridas de Victorino Martín y Baltasar Ibán. Lejos de «acomodarse», el extremeño vuelve a atarse los machos y elige dos hierros de los considerados de pedernal. Y en ambos se anunciará.

Además de estas dos tardes, De Justo podrá torear una de las ganaderías que se anuncian en el bombo sin entrar en el sorteo, como ha adelantado «El Mundo».

Emilio de Justo, considerado uno de las jóvenes revelaciones -con su década en la lucha a cuestas- opta a ello al cumplir dos de los requisitos que se establecían en las reglas del bombo anunciado por Plaza 1, empresa de las Ventas.

Las divisas de Jandilla, Garcigrande, Puerto de San Lorenzo, Juan Pedro Domecq, Montalvo, Fuente Ymbro, Parladé, Adolfo Martín y Alcurrucén están destinadas a quienes den el «sí, quiero» al bombo, salvo singularidades, como confirmantes, revelaciones o habituales de corridas «duras», caso de Emilio de Justo. Y el cacereño es una de esas excepciones. Así se recogía «claramente» en las «reglas» de la «lotería» venteña: «Forma parte de las excepciones estipuladas cuando anunciamos el sorteo». De Justo cumple dos de ellas: «Ser un torero emergente, una gran revelación en 2018 [1], después de venir lidiando durante años corridas de las llamadas “duras” [2]», explica Simón Casas.

Además de ese derecho, De Justo ha tenido el gesto de pedir dos hierros de Victorino y Baltasar Ibán. En cambio, según ha podido saber ABC, alguna figura ha declinado un posible «pack» de torear alguna de las llamadas corridas «toristas» y elegir otra de las «comerciales» del abono.