Emilio de Justo, en el momento de la cornada
Emilio de Justo, en el momento de la cornada - MUNDOTORO

CornadaEmilio de Justo honra con su sangre a su padre en Mont de Marsan

Torea el mismo día en que había muerto su padre, sufre una grave cornada y corta una oreja de mérito

Mont de MarsanActualizado:

Emilio de Justo sufrió una grave cornada este sábado en Mont de Marsan. Día duro para el torero extremeño, que tuvo el gestazo de torear en el coso francés el mismo día en que su padre moría. Fue su manera de honrarlo. Y lo hizo toreando de verdad. Honraba así con su sangre a su padre. En el nombre del progenitor fue su triunfo, pues, aún con la herida encima, acabó la faena y cortó una merecida oreja. El dolor no era el de la cornada del toro: el dolor era el de la pérdida del padre.

Según informa «Mundotoro», De Justo fue intervenido de una «cornada en la parte posterior del muslo con dos trayectorias, una de 13 centímetros que atraviesa el muslo en sentido horizontal y otra de 8 hacia arriba que diseca y contusiona el nervio ciático. Pronóstico grave».

A pesar del percance, la revelación de la temporada salió de la enfermería para dar muerte al toro de la A coronada, al que cortó una oreja. Posteriormente, fue trasladado al hospital de Mont de Marsan.

También anduvo a gran nivel Juan Leal, que en su primera corrida de Victorino mostró tablas, valor y actitud, explica el citado portal taurino. Dio una vuelta de las que cuentan, mientras Luis Bolívar se desenvolvió con oficio con lo más ingrato del encierro de Albaserrada, sin que el público valorara su esfuerzo.

Con casi tres cuartos de plaza, se lidiaron toros de Victorino Martín, bien presentados, dispares de hechuras y de juego variado. Luis Bolívar, silencio, silencio y palmas en el que mató por Emilio de Justo. Emilio de Justo, oreja en el único que mató. Juan Leal, vuelta al ruedo y silencio tras dos avisos.