Derechazo de Emilio de Justo al último toro
Derechazo de Emilio de Justo al último toro - @toros_Huesca

Soberbia torería de Emilio de Justo con dos adolfos de enfermería en Huesca

Castella cortó dos orejas con el mejor lote de la variada corrida de Adolfo Martín

Huesca Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A veces los números engañan. Y ayer fue uno de esos días en los que el marcador de trofeos no hace justicia a lo vivido en el ruedo. El mano a mano entre Sebastián Castella y Emilio de Justo con toros de Adolfo Martín, lo empataron a dos, pero el recuerdo de lo sucedido hay que ponerlo en el casillero del extremeño, que apechó con el peor lote y que ofreció una gran tarde de toros.

Así, sin medias tintas. El segundo y el cuarto sabían latín, miraban con aviesas intenciones, amagaban infernales arrancadas, y ante esos dos adolfos, más de enfermería que de puerta grande, Emilio de Justo dio una dimensión de torero valiente, de torero hecho y con enviadiable proyección. Porque si valor derrochó para dar y vender ante las infernales embestidas de esos dos toros, mejor aún fueron las formas, la limpieza en los muletazos, el cite siempre ofreciendo el pecho, el trazo largo y templado, el buen gusto, el mando, una soberbia torería que caló hondo. Un pinchazo frenó el trofeo en su primero, y una oreja se llevó de cada uno del resto de su lote, pero por aquello del reglamento aragonés que exige cortar dos trofeos a un toro para salir a hombros, se quedó en la arena como Castella.

El francés tuvo enfrente los dos mejores ejemplares de la variada corrida de Adolfo Martín, el tercero y el quinto, que embestían con humillada y larga templanza. Castella estuvo paciente y certero con el que abrió plaza, al que supo desengañar, pero con los otros dos no alcanzó las cotas que parecía que podría lograr. Mal con el estoque ante el tercero y una contundente estocada al quinto, que le valió otro trofeo.

Esta vez el marcador no refleja lo sucedido, Emilio de Justo salió de la plaza por su propio pie, en la arena quedaba escrita una gran tarde de toros.