Juan José Padilla y Andrés Roca Rey salen a hombros
Juan José Padilla y Andrés Roca Rey salen a hombros - @Gijóntoros

Clamor por Padilla y Roca Rey en la Feria de Gijón

Morante corta una oreja y oye los tres avisos; el Ciclón de Jerez sufrió una fea cogida al entrar a matar

GijónActualizado:

Brilla el sol, templado por la suave brisa, y Gijón resplandece como la joya que es. En el coqueto coso del Bibio, miles de aficionados: es el mejor mentís a unos pocos que discuten la tradición taurina de esta tierra, cuna de España. Saludo a gentes llegadas de todas partes para ver un gran cartel. Los toros de Montalvo, que triunfaron en Las Ventas, dan juego desigual.

En su última temporada en activo, Juan José Padilla está recogiendo los frutos: el pueblo español ve en él el más reciente ejemplo de la dimensión heroica que supone ser torero. Toreó y triunfó la noche anterior en El Puerto de Santa María; ha viajado de un extremo al otro de la piel de toro. Con un pañuelo negro, que oculta su último percance, en el cuero cabelludo, levanta un clamor al aparecer en la Plaza. En el primero, muy abanto, sólo puede sujetarlo con oficio, en chiqueros. Al matar, un pitonazo le arranca el pañuelo de la cabeza; pasa a la enfermería.

Momento de la cogida a Padilla con el manso primero
Momento de la cogida a Padilla con el manso primero - Gijón Toros

Como otros diestros de su línea estética, Morante de la Puebla está alternando el cielo y el infierno; esta misma semana, ha vuelto locos a los aficionados y también ha escuchado una bronca: doctor Jekyll y míster Hyde. ¿A cuál de los dos veremos en Gijón? El segundo, huido y flojo, no le deja dar un lance. Se anuncia la bronca pero los suaves muletazos dan la vuelta al ambiente. La personalidad y la torería son innegables. Da gusto ver torear así, tan lejos de la rutina. Mata con habilidad y acompaña al toro moribundo en una hermosa estampa: oreja.

Tarde tras tarde, Andrés Roca Rey sigue encadenando éxitos. Si el toro lo permite, por la línea clásica; si no, recurre a los alardes de valor, que emocionan al público. Al tercero, muy flojo, sin picar, de corta embestida, le impone sin problemas su mando, juega con él, saca muletazos por todos lados: muy poco toro para un muy buen torero. Espadazo: dos orejas.

Con un esguince cervical, sale Padilla de la enfermería para matar el cuarto. (Llevamos tres toros en hora y media: ¡qué disparate!). Lo recibe de rodillas, gallea, quita por chicuelinas, banderillea espectacular: ¡un clamor! Liga muletazos de rodillas y de pie, circulares, molinetes y se atraca, al matar: dos orejas. Con el mejor toro, ha dado el gran espectáculo. Da la vuelta con bandera pirata y un mantón de Manila.

Tampoco el quinto le deja a Morante lucirse con el capote pero sí solemnes muletazos, a los sones del «Concierto de Aranjuez». Cuando quiere y puede, ¡qué bien torea Morante! Aunque pinche repetidamente y le echen el toro al corral.

En el último, Roca Rey encadena estatuarios impávidos. Manda mucho en los derechazos y naturales. Una nueva demostración de capacidad y poderío. Y otra estocada tremenda de la que sale volteado sin consecuencias. Roca Rey continúa arrollando.

Me despido de Gijón. No podré ver el baile coral de la antiquísima «Danza Prima», ya mencionada por Jovellanos: miles de personan se hermanan, solemnemente, en la playa. Salgo de la plaza tarareando el himno que acabo de escuchar, «Gijón del alma».

GijónActualizado:Actualizar

Sexto toroRoca Rey monta un lío a Maestro, un negro bragado en el que encadena impávidos estatuarios. Mata de una estocada de la que sale volteado. Oreja con fortísima petición de otra y bronca al presidente por no concederla.

Quinto toroSigiloso es el bautismo del quinto. Está herrado cn el número 57, pesa 562 kilos y es negro. Solemnes muletatazos de Morante, pero pincha y escucha los tres avisos. Bronca.

Cuarto toroSale Juan José Padilla de la enfermería. Se pone hielo en el oído. Tras una parada para regar el ruedo, asoma por chiqueros el cuarto, Cinchuelo, negro, de 535 kilos, herrado con el número 19. Es el mejor toro. Padilla, espoleado, lo recibe de rodillas, gallea, pone banderillas y hace una faena completa, de pie y de hinojos. Aclaman al héroe. Gran estocada. Dos orejas.

Tercer toroYa está en la arena el tercer montalvo, un negro listón de 525 kilos, herrado con el número 67. Turno para Andrés Roca Rey con una birria de toro, flojísimo, sin picar y de corta embestida. El peruano hace de todo, sacando muletazos por todos lados. Muy bien el torero, aunque muy poco toro para tan poderoso torero. Estocada. Dos orejas.

Segundo toroChivato, número 41, negro, de 581 kilos. Faena bien bonita de Morante a otro manso por el que nadie apostaba y se avecinaban las protestas. Con suavidad logra meterlo en vereda y sorprende a la gente con su torería. Estocada. Oreja.

Primer toroFanfarrón, número 50, negro, de 556 kilos. Toro muy abanto y huido, al que sujeta con oficio. Piden a Juan José Padilla que mate al manso toro. En el segundo encuentro, sufre un pitonazo y el toro le arranca el pañuelo de pirata, en un momento muy dramáticom, cerca de donde otro astado le arrancó el cuero cabelludo en Arévalo. Pinchazo, media y dos descabellos. Palmas. Pasa a la enfermería.

PaseílloCon tres cuartos largos de entrada, hacen el paseíllo Padilla, de negro y oro; Morante, de verde esmeralda y oro, y Roca Rey, de verde botella y oro. El Ciclón de Jerez, en el año de su despedida de los ruedos, saluda una ovación.

SorteoEsta mañana se sortearon los toros salmantinos de Montalvo. Los dos primeros sobreros también son de la ganadería titular.

Cartel¡Buenas tardes! Bienvenidos a la primera corrida de la Feria de Begoña, segundo festejo de abono. Cartel de gran expectación, con Juan José Padilla, Morante de la Puebla y Roca Rey.