Javier Jiménez, con el primer toro de la tarde
Javier Jiménez, con el primer toro de la tarde - Fotos: Serrano Arce
tercera de abono

Feria de Santander: Javier Cortés y un «Velero» de La Quinta para salir a flote

Corta una oreja a un lote de triunfo grande en una variada corrida para todos los gustos, con algunos ejemplares de nota y un peligroso manso que se hizo el amo del redondel

SantanderActualizado:

Embestía «Velero» como se navega en un mar en calma. Qué clase. Todo bajo la marca Santa Coloma, toda su armonía bajo el hierro de La Quinta. Había ofrecido en el capote mayor recorrido por el pitón izquierdo, pero en la muleta lució una embestida a la mexicana a babor y estribor. Adormecido el viaje y lentificadas las series de Javier Cortés, que brindó al público después de un trasero puyazo –sangró mucho el toro– y dos destacados pares del Algabeño.

Listeza de Cortés desde el prólogo diestro, sin agobiar y consintiendo al marítimo toro, que aquella embestida merecía caprichos. La nobleza sopló desde primera hora. Y a esa virtud se le sumaba la humillación y, por momentos, una profundidad zurda para torear a placer. Y así lo hizo, también por momentos, el madrileño. Tras una despaciosa serie al natural, oxigenó a «Velero» y citó mirando al tendido. Sin apreturas y cierta desigualdad, barrió la arena y caldeó el ambiente con un molinete de rodillas. Con sabor y torería en los remates, intercaló ambos pitones y se marcó algún alarde de valor. Epilogó la medida obra por manoletinas y lo cazó de un estoconazo que desató la pañolada. Se ganó una oreja y «Velero», un toro para salir a flote, los aplausos en el arrastre, lento como en arenas aztecas.

Javier Cortés, con el cuarto
Javier Cortés, con el cuarto - Serrano Arce

Y si bueno fue ese «Velero», Cortés se llevó el lote con el cuarto, un encastado «Comerciante» distinguido con una gran ovación. El acero privó de la posible salida a hombros al matador, que caló a ratos en una labor cimentada a derechas. Fue a menos, no redondeó y se eternizó en la hora final con el importante rival.

El manso «Goloso»

Si hubo un amo del redondel, ese fue el manso segundo. Este «Goloso», que de dulce no tenía nada, hizo pasar las de Caín a cuadrilla y matador. Se dolió mucho en banderillas y desarrolló complicaciones en la lidia, con saltos de mansedumbre absoluta. Un veterano como Carretero tuvo que poner los pies en polvorosa. «Goloso» desparramaba la vista y se vencía, cruzado y con peligro. Fortes no se dio coba en el trasteo, al considerarlo misión imposible, y luego se alargó en la suerte suprema. Con la boca cerrada y pendiente de todo menos del matador, «Goloso» parecía un sargento de hierro pasando revista. Cuando el tercer aviso estaba a punto de sonar y el malagueño, como ausente ya, parecía haber desistido, un descabello lo envió al cielo de los mansos.

Fortes
Fortes - Serrano Arce

El quinto fue recibido con entusiasmo, pero su fondo no se correspondió con su guapeza. De medias arrancadas, no terminó de entregarse. Fortes intentó agradar, tanto por el palo clásico –apuntó tres naturales de pureza– como por el efectismo del molinete y un muletazo rodilla en tierra. Pero no era su tarde y, además, enterró un bajonazo.

Román atisbó la calidad del tercero y brindó su correcta faena, con un sabroso inicio, pero sin acabar de transmitir ante un animal que pecaba de sosería. Quiso lucir en la distancia al sexto en varas y pidió calma a la aplaudida cuadrilla. Todo estaba a punto de caramelo, con un «Golfino» con la alegría de la pronta movilidad y el defecto de ir a media altura. Por ahí lo enredó Román, muy entregado. El acero se llevó un premio mayor que la vuelta al ruedo. Y así finalizó la interesantísima corrida de Álvaro Martínez Conradi, para todos los gustos, con varios ejemplares de nota y un lote de triunfo grande. «Velero» había marcado el rumbo de un conjunto para ponerse a navegar en las aguas de la Fiesta...

SantanderActualizado:Actualizar

Sexto toroGolfino, nº 31, cárdeno, nacido en 10/13, de 561 kilos. Lució en la distancia al sexto en varas. Pidió calma el matador a la cuadrilla, que se desmonteró. Todo estaba a punto de caramelo, con un «Golfino» con la virtud de la franca movilidad y el defecto de ir a medi altura. Por ahí le enredó Román, muy entregado. La defectuosa estocada delantera necesitó del uso del verduguillo y eso le privó del posible premio

Quinto toroBuenosdías, nº 60, cárdeno, nacido en 10/13, de 533 kilos. El quinto fue recibido con entusiasmo, pero su fondo no ser correspondió luego con su guapeza. De medias arrancadas, no terminó de entregarse. Fortes intentó agradar, tanto por el palo clásico -hubo dos naturales notables- como por el efectismo del molinete y un muletazo rodilla en tierra. Pero apenas dijo nada.

Cuarto toroComerciante, nº 76, cárdeno salpicado, nacido en 10/13, de 542 kilos. Se dobla Cortés con el encastado toro en una faena cimentada a derechas, en la que ligó rondas que calaron. Faena breve, a menos con la tardanza en ejecutar la suerte suprema, que casi dura más que la faena. Tres pinchazos (dos recibiendo) y estocada. Aviso. Silencio. Tiene que descabellar. Ovación para un toro con importancia.

Tercer toroSereno, nº 99, cárdeno, nacido en 10/13, de 492 kilos. Román lo saluda con una larga cambiada de rodillas. Se pega un volatín el toro. Román atisba la calidad de Sereno y brinda al respetable. Suavidad en el prólogo de una entonada faena, que no acabó de transmitir. El noble cárdeno salpicado y lucero pecaba de sosería. Media estocada. Saludos.

Segundo toroGoloso, nº 59, cárdeno, nacido en 10/13, de 475 kilos, manseó desde que pareció por chiqueros. Se dolió mucho en banderillas y desarrolló complicaciones en la lidia, con saltos de mansedumbre absoluta. Un veterano como José Antonio Carretero tuvo que poner los pies en polvorosa y el último par lo perdonó la presidencia. No tenía ni medio muletazo en la muleta: de milagro se libró Fortes del percance con un animal que se venía cruzado. Pendiente de todo menos de las telas, no perdía ojo Goloso al callejón, revisando todo. Como un inspector de Hacienda. Pinchazo, pinchazo hondo delantero. Otro pinchazo. Suena un aviso. Un bajonazo luego. Y sigue el toro con la boca cerrada. Otro aviso y dos descabellos. Cae el toro cuando estaba a punto de volver al corral.

Primer toroSale Velero, cárdeno, número 58, nacido en 10/13, de 480 kilos. Ofrece mejor recorrido por el izquierdo que por el derecho en el capote. Lo pica muy trasero Pedro Manuel Muñoz, que ni mete las cuerdas, pese al abundante sangrado. Aprieta en banderillas en el primer par de Antonio Molina, que deja dos destacados pares. Javier Cortés brinda al público y comienza torero sobre la diestra, sin agobiar al toro, que embiste con nobleza y humilla. Franqueza y clase del toro a izquierdas, con Cortes volando una buena serie al natural. En la siguiente, tras oxigenarlo mucho, lo cita mirando al tendido en zurdazos de mano baja, sin apreturas... Tanto que queda al descubierto... Un molinete rodilla en tierra calienta la temperatura para intercalar ambos pitones con sabor y torería, intercalando alguna espaldina en un alarde de valor. Despaciosa la faena, toreros los adornos, con la virtud de la medida. Remata con unas manoletinas, con algún guiño al respetable. Cortés entierra un espadazo pelín delantero a Velero, que finalmente fue bueno por ambos pitones, con una embestida por momentos mexicana. Oreja.

PaseílloHacen el paseíllo,vestidos de azul, el madrileño Javier Cortés, el malagueño Fortes y el valenciano Román. La plaza registra algo más de media entrada.

Toros en los corrales (el de primer plano ha correspondido a Román, tal y como indica en su twitter
Toros en los corrales (el de primer plano ha correspondido a Román, tal y como indica en su twitter

SorteoEsta mañana se sortearon los santacolomas de Álvaro Martínez Conradi: seis cárdenos, todos nacidos en octubre de 2013, cuyos pesos oscilan entre los 475 y los 563 kilos. El primer sobrero también pertenece a la divisa titular.

Cartel¡Buenas tardes desde Santander! Nubes y claros en la capital cántabra, que acoge hoy la primera corrida (tercer festejo de abono) de la Feria de Santiago. Y lo hace con un plato fuerte, muy esperado para los aficionados: toros de La Quinta para tres jóvenes con ansias de ganar terreno y cosechar un resonado triunfo: Javier Cortés, Fortes y Román.