Paco Ureña, con cuatro orejas en una tarde histórica es el único matador que ha abierto la puerta grande
Paco Ureña, con cuatro orejas en una tarde histórica es el único matador que ha abierto la puerta grande - Efe

Corridas Generales de Bilbao: una feria memorable

Veinte orejas se han cortado en una Semana Grande con Ureña como triunfador indiscutible

BilbaoActualizado:

Coinciden todos los testimonios que escucho en que ésta ha sido una de las mejores Ferias de Bilbao de los últimos años. Prefiero yo decir: una Feria memorable, digna de ser recordada. Lo será, sin duda alguna, porque han sucedido muchas cosas: no todas positivas, pero sí importantes para el futuro de esa Plaza y para la Fiesta, en general. No han faltado las polémicas pero ha sido todo lo contrario de una Feria gris y aburrida.

EL PÚBLICO. Empecemos por lo menos bueno: sin duda alguna, la escasez de público, varias tardes. No esperábamos ver tanto hueco con toros de Victorino, de Torrestrella, de Miura… Podemos buscar causas: la crisis económica, la falta de recambio generacional, el ambiente hostil… Lo decisivo es el resultado y la realidad que se impone: es imprescindible una labor de promoción y difusión de la Fiesta, a lo largo de todo el año. Y, junto a la cantidad, la calidad. Lamento decirlo pero el nivel de exigencia del público de Bilbao ha descendido mucho: se piden trofeos de forma desmedida; se aplaude lo menos bueno, lo más barato… Sucede eso en muchas Plazas, por supuesto, pero duele especialmente en la que posee la tradición y el prestigio de la bilbaína.

Luis David Adame
Luis David Adame - Efe

LOS CARTELES. Pasemos a lo positivo: unos carteles bien elegidos, en general, en toros y en toreros. Se hicieron sentir, como en todas partes, las bajas de Roca Rey y Aguado, pero se solucionaron las dos papeletas con habilidad. (Los reparos que suscitó la repetición de Luis David, en vez de acordarse del herido Emilio de Justo, su acallaron cuando el primero triunfó).

LOS TOROS. La seriedad del ganado se suele mantener, en esta Feria. A cualquier ganadero le resulta fácil elegir, dentro de su camada, las reses que envía, cuajadas y bien armadas. Como en los casos de Madrid, Sevilla y Pamplona, tiene muy claro lo que es «el toro de Bilbao». Y eso, por supuesto, le da un mayor mérito a los triunfos. Este año, muchos toros han embestido con bravura. Se ha declarado triunfadora la ganadería de Victoriano del Río, que lidió una gran corrida, pero también podían haber sido premiadas Torrestrella, Domingo Hernández, Jandilla y Miura, por una de sus mejores corridas de los últimos años. (En el comportamiento en varas, la mejor, sin duda). Aplaudir a cinco ganaderías, en una Feria de ocho tardes, es algo difícil de superar.

José María Manzanares, en la corrida de Victoriano del Río
José María Manzanares, en la corrida de Victoriano del Río - Efe

LOS TOREROS. El triunfador indiscutible ha sido Paco Ureña, en una tarde histórica, que le consagra definitivamente como primera figura. También brillaron la estética de Manzanares y la técnica de El Juli. Triunfó con clasicismo y resultó herido Emilio de Justo. Las sorpresas las aportaron dos jóvenes matadores, que han causado sensación y polémica: el mexicano Luis David, por su variedad y entrega, además de unas espectaculares estocadas, y el valentísimo francés Juan Leal, en la línea del toreo encimista de Paco Ojeda. Además, hay que recordar la emotiva despedida de El Cid; la pureza del toreo de Urdiales; los indicios de recuperación de Román. Enrique Ponce toreó con pulcritud pero se le paró el reloj. Con los Miuras, mostraron su gran profesionalidad Manuel Escribano, Octavio Chacón y un Domingo López Chaves que parece vivir una segunda juventud.

EL FUTURO. El año próximo, comenzará un nuevo sistema de administración de la Plaza. La empresa que ha ganado el concurso de arrendamiento, la Casa Chopera –actuales gestores– junto con el grupo mexicano Bailleres, pagarán al Ayuntamiento un canon de 250.000 euros anuales durante 15 años (el doble de lo que exigía el pliego). Esos 3.750.000 euros pueden servir de escudo, si algún grupo político intentara el disparate de poner en cuestión la Fiesta. A la vez, con ese plazo, la nueva empresa tiene el reto de mantener todo lo bueno de esta Feria (seriedad de los toros, categoría, cuidado de todos los detalles) y, a la vez, atraer a nuevos públicos.