Un niño catalán sostiene un capote entre las manos
Un niño catalán sostiene un capote entre las manos - Job Vermeulen

El Congreso rechaza prohibir la entrada de los niños a los toros

PP y Ciudadanos tumban la propuesta de Podemos y Esquerra, con la abstención del PSOE

MadridActualizado:

El Congreso ha rechazado pedir al Gobierno que se lleven a cabo las reformas legales o mecanismos para impedir la participación y asistencia de menores de edad a espectáculos taurinos. La iniciativa, presentada por Esquerra Republicana (ERC) y Podemos en la Comisión de Infancia, no ha salido adelante, con el voto en contra de PP y Ciudadanos y la abstención del PSOE.

Esquerra Republicana (ERC) y Podemos recogían en el texto de la proposición las recomendaciones del Comité de los derechos del niño de las Naciones Unidas, en la que se llama a elevar, al menos, hasta los 18 años, la entrada en plazas de toros o de recintos como las escuelas de tauromaquia.

La diputada del grupo parlamentario Podemos-En Comú Podem-En Marea, María del Mar García, ha asegurado que la participación de la infancia en este tipo de espectáculos taurinos es "nociva" pues "pone en riesgo el bienestar" de los niños.

Si bien, la portavoz del grupo popular en esta Comisión, Silvia Heredia, ha calificado la proposición de "auténtico disparate" y se ha preguntado: "¿Quiénes somos los políticos para decidir lo que los padres deben hacer con sus hijos?". Asimismo, ha citado informes de la Fundación Toro de Lidia que señalan que "no hay nada que demuestre los efectos nocivos en los niños".

La diputada del PSOE María Tamara Raya ha apuntado que es un tema "complejo" por la "diversidad cultural" que hay en España pues en algunas zonas los toros tienen "un arraigo muy fuerte" y otras donde no es así o incluso están prohibidas las corridas. Además, ha explicado que se han abstenido porque la determinación de la edad para el acceso a estos espectáculos "no es competencia del Estado sino de las CCAA".

Mientras, el diputado de Ciudadanos Felix Álvarez ha tachado la proposición no de ley de "torpe" pues considera que es un "tema complejo que no se resuelve con tiritas". A su juicio, deben ser los padres los que valoren si sus hijos pueden o no asistir a una corrida de toros.