Pepe Moral fue arrollado con violencia por su primer toro de Miura en Valdemorillo
Pepe Moral fue arrollado con violencia por su primer toro de Miura en Valdemorillo - Paloma Aguilar

Complicaciones en la cornada de Pepe Moral, que pasará de nuevo por quirófano

El torero sevillano será operado por tercera vez este miércoles de la herida en la rodilla

MadridActualizado:

Complicaciones en la cornada de Pepe Moral, que resultó herido el pasado domingo en Valdemorillo (Madrid) y aguantó con la cornada en la cara de dos toros. Despúes ser operado en la enfermería de la plaza y tras ser intervenido de nuevo el lunes en una clínica de Majadahonda, el torero sevillano tendrá que pasar de nuevo por quirófano este miércoles. Según el primer parte médico, Moral sufrió una cornada interna de diez centímetros encima de la rodilla izquierda.

«Los médicos han optado por abrir de nuevo la herida del torero, que no presenta el aspecto esperado y parece tener algo de infección, porque piensan que puede haber alguna trayectoria o desgarro escondido que no han podido localizar», comentó a «Mundotoro» su apoderado, Julián Guerra.

Pese al percance, Pepe Moral hizo el esfuerzo de seguir toreando
Pese al percance, Pepe Moral hizo el esfuerzo de seguir toreando - Paloma Aguilar

Su mentor explicó al citado portal taurino: «La operación del lunes fue menos intensiva, tratando de limpiar la zona y asegurando el trabajo realizado en la enfermería, pero vieron que no respondía, que había inflamación y los puntos tiraban más de lo normal, así que se ha decidido operar de nuevo».

Una vez que la evolución de la cornada sea favorable, se someterá a nuevas resonancias en el codo y la rodilla: «Las molestias de la rodilla las quieren valorar cuando la pierna esté menos afectada por la cornada. En cuanto al codo, se le salió algo de líquido sinovial y se le ha formado un pequeño bulto que ejerce cierta tensión en el tendón; los médicos dicen que es algo muy frecuente en las lesiones que sufren los tenistas», explicó Julián Guerra.

Pepe Moral fue prendido por su primer toro de Miura en el mano a mano con Manuel Escribano, que salió a hombros.