Azúcar, canela y Calvo

ZABALA DE LA SERNA
Actualizado:

VALENCIA. Antes o después a José Calvo habrá que sacarlo del gueto. Lleva tiempo, año a año, demostrando que su sitio debería ser otro, que sabe torear por el palo más clásico, que lo interpreta con clase y temple en las cuerdas: azúcar, canela y Clavo. Para escapar del «apartheid» de los humildes, primero deben darle credibilidad aquí en su tierra. Ayer venía anunciado con una corrida de Cebada Gago que se evaporó por falta de peso y edad, y eso no es apostar por un torero que en julio cuajó la faena de San Jaime.

Por fortuna, le tocó en suerte el toro de la tarde, Valdefresno herrado Fraile Mazas: negro, bajo, equilibrado de líneas y peso (502), estrecho de sienes y con la tabla del cuello encalada de los corrales. Tuvo tranco en el galope y humilló mucho en unas garbosas chicuelinas al paso. José Calvo había volado bien el capote a la verónica. Compuso también dos buenos lances Morenito de Aranda en un quite. Dos y la media. Muy templado, a media altura, Calvo vació los viajes con la planta asentada. Y al ralentí, que era como embestía el toro, bordó a pulso una serie espléndida. Y otra luego. Para empezar con la izquierda, se ayudó con la espada, por el travieso vientecillo sempiterno okupa de esta plaza. Cuajó algún natural superior antes de un inoportuno desarme. Pecó quizá de dejarse enganchar pelín de más: dormía la muleta y a la embestida le faltaba ya fondo para alcanzar el final descolgada. Paladeó la oreja de su receta: azúcar, canela y... Al quinto de la mansota pero facilona corrida de Valdefresno, que andaba frenado de manos, lo hizo romper hacia delante con la derecha, avanzada la faena.

Morenito puso gusto en cada embroque con un tercero que embestía a su aire y que terminó rajado en tablas. Dejó su pinturería jaleada en el ambiente; el sexto sacó feo estilo y genio. Fue de mala nota, como el sobrero que se lidió como primero bis. O eso o pareció peor en manos de un Califa ido. Al mansón cuarto no le vio sus opciones después de endilgarle tres puyazos por si acaso.