Andrés Vázquez celebra su 80 cumpleaños con un victorino
Andrés Vázquez, con los Victorino - BELÉN DÍAZ

Andrés Vázquez celebra su 80 cumpleaños con un victorino

salamanca Actualizado:

El matador Andrés Vázquez, entre los cinco que más veces ha cruzado en hombros la puerta grande de Las Ventas, cumple hoy 80 años y como regalo ha recibido un novillo de Victorino Martín que lidiará este sábado en Zamora para festejar su cumpleaños y el medio siglo de alternativa,

«Pero, ¿qué vas a hacer Andrés?», le ha preguntado el diestro Gregorio Sánchez, quien hace cincuenta años fue su padrino de alternativa en La Ventas, un 19 de mayo de 1962 en la Feria de san Isidro, durante una conversación telefónica mantenida estos días.

Tal vez sea el cumpleaños más duro de este histórico diestro, Luis Andrés Mazariegos Vázquez, nacido el 25 de julio de 1932 en Villalpando (Zamora), quien se ha empeñado en gravitar sobre Zamora, este sábado, la atención de la profesión taurina hacia un festival al que asistirán numerosas personalidades.

Otro histórico del toreo, Santiago Martín "El Viti", que ya cuenta 51 años de doctorado, ha confirmado su presencia como espectador a un festejo donde el maestro de Villalpando partirá plaza junto al rejoneador Sergio Vegas, los diestros Juan Mora y Javier Conde, y los novilleros Alberto Durán y César Valencia.

Otro amigo de "El Nono" y "El Niño de Villalpando" -sobrenombres con los que se anunció de novillero a mediados del siglo XX- que ha confirmado su asistencia es el seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque, aficionado a los toros y también vinculado por lazos afectivos y de paisanaje con El Viti.

El torero segoviano Andrés Hernando, otro doctorado de la quinta del 62, también se desplazará a Zamora al igual que el matador Jaime Ostos, todos ellos retirados, según han confirmado fuentes del entorno de Andrés Vázquez, quien ha pasado uno de los inviernos y primaveras más duras para preparar su regreso puntual y simbólico a los ruedos.

Una fuerte preparación física, adaptada a su edad, ha combinado con frecuentes tentaderos en fincas de Cáceres, Salamanca y Madrid para afinar su puesta a punto ante un utrero de Victorino Martín, la divisa que le encumbró definitivamente, a finales de los años sesenta, como figura del toreo.

Ha tentado en la ganadería salmantina de Sayalero, en la de Eladio Vegas (Rueda -Valladolid-), el pasado domingo en la Dehesa de Guadarrama (Madrid) del ganadero Felipe Garrigues, y ayer en Coria (Cáceres) dos vacas de Fernando Silva (Jara del Retamar) en compañía del novillero zamorano Alberto Durán.

Y siempre igual, con la misma ropa, con los mismos tirantes sobados y sin apresto que ceñía en sus tiempos mozos, con la misma pana verde y botas negras de entonces.

Andrés Vázquez está en forma, tan enérgico como siempre y ya conoce de tú a tú a su rival del sábado: un novillo de Victorino Martín, de capa negra, que la pasada semana fue él mismo a reseñar, junto al mayoral de la finca.

El torero quiere abandonar el coso zamorano con un sabor de boca diferente al de 2000 en el mismo escenario, donde se vistió por última vez de luces y que abandonó con una cornada en la pierna y una fractura de clavícula.

Lo del sábado será un nuevo hito de la historia contemporánea del toreo, donde el octogenario de Villalpando, pase lo que pase, continuará con su manía más secreta, ahora revelada por su mozo de espadas, Jaime Rubio: al contrario que el resto de los mortales, Andrés Vázquez se pone primero los zapatos y después se sube los pantalones.

Es una manía propia de quien, para celebrar su ochenta años, se mide cuerpo a cuerpo con una de las divisas más duras y respetadas, los Victorinos, a los que Andrés Vázquez ha estado muy unidos, especialmente a partir de la faena que instrumentó en Madrid al toro "Baratero", en agosto de 1969.