Obras de ampliación del Museo Taurino de Las Ventas
Obras de ampliación del Museo Taurino de Las Ventas - abc

Museo Taurino de Las Ventas: del sitio privilegiado de Manolete a cabezas de toros que acabaron con la vida de toreros

Salvador Victoria explica que la empresa Taurodelta ya ha pedido la prórroga para 2016

Actualizado:

El consejero de Presidencia, Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria, visitó esta este lunes en calidad de presidente del Consejo de Asuntos Taurinos las obras de ampliación del Museo Taurino de la plaza de toros de Las Ventas, iniciadas en el último trimestre de 2014 y que se encuentran en su recta final.

Victoria explicó a los medios que la empresa Taurodelta ya ha pedido la prórroga para 2016. «Lo estamos estudiando, pero la idea es concederla lo antes posible para poder garantizar dos buenas temporadas taurinas 2015 y 2016. Estamos muy satisfechos de cómo han transcurrido las cosas el último año», manifestó.

El Museo, que se reabrirá al público al comienzo de la próxima temporada taurina, contará con un espacio dedicado a la figura de Manolete. Con esta ampliación, se podrá acceder al Museo directamente desde el exterior, sin pasar, como hasta ahora, por el patio de cuadrillas de la Monumental, y este espacio ganará una superficie expositiva de 105 metros cuadrados en la planta superior, que se dedicará a exhibir más piezas y objetos y a albergar alguna exposición de otros museos taurinos.

Además, en la planta baja se instalará una pequeña sala de proyecciones de películas, documentales y reportajes. Una de las novedades principales de la ampliación será la creación de un rincón especialmente dedicado a la figura de Manuel Rodríguez «Manolete», en el que se expondrán varios de sus vestidos, entre ellos, el que lució la desgraciada tarde de Linares, del 28 de agosto de 1947, que puede contemplarse ya en el Museo desde su inauguración en 1951.

Incremento de visitantes

«Con esta ampliación del Museo Taurino se dará acceso a más turistas, ya que permitirá incrementar en un 30% las visitas, que en 2014 alcanzó una cifra de 36.000 visitantes, así como potenciar la donación de objetos y recuerdos de distintas figuras del toreo contemporáneo con el objetivo de actualizar y modernizar la historia del toreo a través de sus protagonistas», explicó Victoria.

Durante 2014, el Museo Taurino de Las Ventas recibió algunas donaciones y atendió varias peticiones de préstamos, entre ellas la de algunos cuadros y capotes de paseo, como los de Joselito y Juan Belmonte, para la gran exposición que el Ayuntamiento de Sevilla dedicó a ambos diestros.

El Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, como gestor del Museo, tiene la intención de que a lo largo de 2015 se potencie la donación de objetos y recuerdos de distintas figuras del toreo contemporáneo, con el propósito de actualizar y modernizar la historia del toreo a través de sus protagonistas.

Inauguración

El Museo Taurino, ubicado en el patio de caballos de la plaza de toros de Las Ventas, fue creado en 1951 por la Diputación Provincial de Madrid bajo la presidencia de don Mariano Ossorio Arévalo, marqués de la Valdavia, e inaugurado el 15 de mayo de 1951, festividad de San Isidro Labrador, patrón de la ciudad de Madrid. El núcleo principal de sus instalaciones fue la entonces recién adquirida colección Ortiz Cañabate.

La distribución inicial de las salas y objetos se mantuvo hasta 1968, cuando se llevó a cabo una primera reforma, que se amplió en 1991. En 1988, el Museo pasó a estar bajo la gestión de la Comunidad de Madrid y en la actualidad depende del Centro de Asuntos Taurinos, órgano de promoción taurina de la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno de la CAM

A lo largo de la visita de sus instalaciones podrán observarse, por ejemplo, retratos de las grandes figuras del toreo desde el siglo XVII hasta el siglo XX; obras pictóricas fruto de acreditados artistas como Daniel Vázquez Díaz o Ignacio Zuloaga; pintores de temática taurina como Roberto Domingo, Andrés Martínez de León y Antonio Casero; esculturas en bronce y bustos dedicados a figuras de la tauromaquia como Antonio Bienvenida, César Girón y Gregorio Sánchez, y esculturas obra de Laíz Campos, entre otros.

Notable colección

También hay una talla en madera de Domingo Ortega, obra de su gran amigo, Sebastián Miranda, y pinturas alusivas a las plazas de toros de Aranjuez, y a las dos antecesoras de Las Ventas.

También puede contemplarse una notable colección de documentos históricos como entradas a los toros del siglo XIX y disposiciones reales de los siglos XVIII y XIX, asi como una primera edición de la llamada «Tauromaquia», de Francisco Goya, grabada entre los años 1801 y 1815, que representan las distintas suertes del arte de lidiar toros.

Exposición de vestidos de torear

El Museo Taurino cuenta, además, con una amplia exposición de vestidos de torear de distintas figuras del toreo, como por ejemplo el que vistió Paco Camino la tarde en la que lidió siete toros en solitario el 4 de junio de 1970 y el famoso vestido lila y oro que tantas veces lució Antoñete. También figura el vestido verde y oro con el que confirmó la alternativa la torera Cristina Sánchez; y el chaleco que vestía José Gómez Ortega «Joselito», la tarde de su muerte en Talavera de la Reina, el 16 de mayo de 1920.

Igualmente, los capotes de paseo de varios toreros constituyen otras joyas del Museo como, por ejemplo, el que perteneció a Ricardo Torres «Bombita», otro del torero vasco Luis Mazzantini, y uno de los que lució Juan Belmonte en sus años de esplendor. Es especialmente llamativo el capote de paseo de Domingo Ortega, bordado en flores moradas y oro, con la figura del Nazareno.

También hay una importante colección de carteles taurinos, entrel os que destacan el que anunciaba la corrida inaugural de la plaza de toros de Las Ventas, el 17 de junio de 1931, o aquellos que ilustraban la cartelería de diversas corridas extraordinarias de Beneficencia.

Cabezas de toros

El Museo también posee algunas de las cabezas de toros más significativas de la historia del toreo, destacando especialmente la del toro «Perdigón», de la ganadería de don Antonio Miura, que hirió mortalmente a El Espartero, el 27 de mayo de 1894 en la plaza de toros de Madrid, o la del toro «Burlero», que hirió mortalmente a José Cubero «Yiyo».

También pueden verse otros objetos curiosos como, por ejemplo, estoques y fundones, monteras, moñas, tijeras, bastones o banderillas, que forman parte de la historia de la tauromaquia.

La visita actual al Museo incluye una sala donde se proyecta un video documental en el que se pone de manifiesto la estrecha relación que existe entre el arte y el toreo, entre las distintas manifestaciones artísticas y la tauromaquia.