Manoletinas en el ruedo bajo la lluvia
Manoletinas en el ruedo bajo la lluvia - paloma aguilar

La Tauromaquia se queda fuera de la ley para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial

Wert dice que la Fiesta ya tiene su propio tratamiento en la ley aprobada en 2013

abc.es
Actualizado:

El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de Ley para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, que permitirá al Estado declarar manifestaciones representativas de este tipo cuando superen el ámbito de una Comunidad Autónoma. El mundo del toro esperaba que la Tauromaquia apareciese ahí incluida, tal y como se había indicado. Pero no ha sido así.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, aseguró, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, que en esta norma no estará incluida la tauromaquia, ya que tiene un tratamiento propio en la ley aprobada en 2013.

Recordemos parte de lo que se decía en el preámbulo de esta Ley 18/2013, del 12 de noviembre, para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural: «Lo que sí podemos afirmar es que la Tauromaquia conforma un incuestionable patrimonio cultural inmaterial español, que no ostentamos en exclusiva, sino que compartimos con otros lugares como Portugal, Iberoamérica y el sur de Francia.

Asimismo, hay que resaltar que la Tauromaquia comprende todo un conjunto de conocimientos y actividades artísticas, creativas y productivas en torno al espectáculo taurino, que van desde la crianza y selección del toro de lidia, a la confección de la indumentaria de los toreros (los llamados trajes de luces), la música de las corridas, el diseño y producción de carteles, y que confluyen en la corrida de toros moderna y el arte de lidiar; y en un diálogo fluido y cercano entre público y artista.

Facetas dignas de protección

Por tanto, el presupuesto de esta norma es la afirmación de que la Tauromaquia es cultura, que comprende otras facetas dignas de protección además del propio espectáculo que se concreta en la corrida de toros moderna y, por ello, el reconocimiento de la Tauromaquia como patrimonio cultural supera la mera "conexión de los espectáculos taurinos con el fomento de la cultura" que afirma la Exposición de Motivos de la Ley 10/1991, de 4 de abril, sobre potestades administrativas de espectáculos taurinos.

Pero, además del aspecto cultural, la Tauromaquia tiene una indudable trascendencia como actividad económica y empresarial, de dación de bienes y servicios al mercado, produce un flujo económico que se traduce en miles de puestos de trabajo».

Por todo ello, la exclusión de la Fiesta de la Ley para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, ha causado inquietud en el mundo del toro. Juan Manuel Albendea, alma defensora de la Tauromaquia durante la tramitación de aquella otra ley, dijo, al igual que el ministro, que es «razonable porque ya tiene su propia ley». «Además, sin tener nada en contra de lo que se ha incluido -señaló el diputado popular-, los toros tienen una importancia superior».

Los Tribunales de regantes del Mediterráneo español, el flamenco, la dieta mediterránea, la cetrería, la trashumancia, la jota, los toques de campanas, el Romancero, el mantón de Manila, la Fiesta de San Juan, los Mayos o los Autos Sacramentales son algunos ejemplos de los bienes inmateriales que podrían acogerse a esta ley.

Este proyecto, que da cumplimiento a la Convención de Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial de la Unesco, complementará las actividades protectoras de las comunidades autónomas en esta materia.

Se consideran manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial las tradiciones orales, las artes de espectáculo, los usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y los saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional.

Asimismo, la ley contempla los casos en los que el bien a proteger posea una especial trascendencia internacional para la comunicación cultural, al ser expresión de la historia compartida con otros países.