Gonzalo, oficial y Caballero en Las Ventas
Caballero en plena faena durante la corrida de hoy en Las Ventas - paloma aguilar
toros

Gonzalo, oficial y Caballero en Las Ventas

El novillero de Madrid corta una oreja

Actualizado:

Autenticidad en el sitio. Sin medias tintas. La verdad por delante, sin retrasos en ese reloj sin pilas que parecen algunas piernas toreras. La figura vertical, como si la disciplina militar hubiera sido su academia. Su nombre: Gonzalo, cosecha del 91. Oficial y Caballero, que así se apellida el novillero de Madrid que se quedó en el umbral de la Puerta Grande en la tarde en la que se citaban los más punteros de la temporada venteña. Ayer subió un peldaño más, porque este Caballero no parece un soldado raso, sino que aúna condiciones para empresas mayores.

¡Qué maravilla ver a un chaval tan prometedor! La cabeza y el corazón fluyen en sus manos, de sincero juego. La muleta planchada y adelantada, con un temple sin mácula capaz de ligar y de tragar. El de La Guadamilla -que lidió un buen conjunto y que debió arrastrarse con menos peludas- repitió con nobleza gracias al oficio y saber de una mente joven pero con la luz de la inteligencia. Dos dobladas con sabor y la mano pronta de los billetes, la izquierda, emprendieron el camino cabal. Tomó luego la diestra, conduciendo el viaje por abajo y rematando atrás, con cambios de mano de caro valor. Valor natural, bendito sea. Torero el remate, por los terrenos hondos y a rastras, con el sello del clasicismo que gusta a la capital. Decisión en la hora final y oreja de ley. Frente al insípido quinto, que llegó sin motor, lo intentó y acabó entre los pitones. Quizá con un poquito más y en una fecha de feria hablaríamos ahora de un triunfo mayúsculo...

El «Saleroso» primero, aun sin humillar del todo, iba y venía boyante a la muleta de Juan Miguel, que dejó tandas diestras estimables. Voló las telas al natural en un fenomenal crujido de muñecas en el cuarto, pero se puso encimista enseguida. Al entrar a matar sufrió un golpetazo que derivó en un traumatismo en el abductor derecho, pendiente de estudio radiológico.

Miguel Ángel León dejó detalles personales ante un lote con opciones, sin terminar de hallar el acople con el notable sexto