Una pieza defectuosa pudo hundir la cubierta de Las Ventas
Así se desplomó la cubierta, de 160 toneladas - ANGEL NAVARRETE

Una pieza defectuosa pudo hundir la cubierta de Las Ventas

Patrimonio dice que el inmueble no está afectado y la temporada arrancará religiosamente el Domingo de Ramos

Actualizado:

Adiós al cielo tecnológico de Las Ventas. A las 4 .45 horas de la madrugada del lunes, la cúpula de la plaza, de 160 toneladas de peso, «caía como un paracaídas al ceder la corona». Así lo explicaron ayer en la rueda de prensa que convocaron de urgencia Taurodelta, Warner Music y el Grupo Plus, encargado del montaje y diseño del proyecto. «No entendemos por qué la Corona ha cedido. Hemos sido escrupulosos al cien por cien en el proceso de construcción. Todo el proceso de cálculo de estructuras y resistencias lo ha llevado a cabo la empresa francesa Cedetti, una de las más importantes del mundo, y el montaje lo hemos hecho tal y como nos indicó la empresa Spandech, encargada de fabricar la estructura de la cubierta (en Estrasburgo)», manifestó José Luis Cerveró, presidente del Grupo Plus.

Precisamente, según pudo saber ABC, ha sido «un fallo en la estructura de la corona, con alguna pieza defectuosa», la causante del desplome. Y, en principio, «los franceses estarían dispuestos a asumir su responsabilidad», una vez que el anillo que se alzaba sobre la estructura de vigas cedió hasta «desinflarse como un paraguas al revés».

Cerveró descartó que el viento, que sopla con especial intensidad en Las Ventas del Espíritu Santo, tuviese algo que ver con la caída. Se mostró «tranquilo», en el sentido de que «hemos cumplido con todas las instrucciones que nos han dado en el montaje de la cubierta, chequeado por técnicos e ingenieros franceses».

El hundimiento desmorona también el sueño (de muchos aficionados y profesionales del toro) de la cubierta. Después de este fracaso, la Comunidad aparcaba ayer cualquier proyecto de cubrir el coso.

Seriedad, trajes oscuros, rostros con tinte de funeral y miradas inundadas de tristeza tras el fallo de un proyecto privado que iba a costar 4 millones de euros. «Tenemos que ser muy escrupulosos para saber fehacientemente qué es lo que ha ocurrido», manifestó Íñigo Argomániz, de Warner Music. La multinacional había llegado a un acuerdo con la empresa de la Monumental, Taurodelta, para explotar más espectáculos en la cubierta, en un afán de convertir el coso no solo en capital del toreo, sino en epicentro cultural de la ciudad.

Pruebas de carga

El derrumbe se produjo durante las primeras horas de las pruebas de carga en la instalación, que se remató el domingo. Desde Taurodelta destacaban tres puntos: «Se ha producido durante el tiempo de comprobación de su seguridad, no ha habido daños en el inmueble y, sobre todo, no hay daños personales que lamentar». «Gracias a Dios, no ha ocurrido nada», era la frase más repetida en una convocatoria que congregó a numerosos medios.

Ante algunas preguntas que cuestionaban el permiso de licencias, José Luis Blanco (Taurodelta) fue rotundo: «Por supuesto que contamos con la licencia urbanística del Ayuntamiento de Madrid, con fecha del 15 de diciembre».

No afecta a la temporada torera

A tres días de la inauguración, prevista para el jueves, todos los eventos quedaban cancelados ayer, al igual que «se paraliza cualquier proyecto de instalación de la cubierta este año», aseguró Carlos Abella, director gerente de Asuntos Taurinos. La ruina deja atrás 160.000 kilos de aluminio y acero -coronados con un anillo de once metros- sobre tendidos altos y bajos (por encima de la lona quedaban palcos y andanadas) y trae al frente la lidia entre las aseguradoras de cada empresa tras la inversión de 4 millones.

Ahora toca un intenso proceso de investigación, tanto por parte de los ingenieros como de Patrimonio, que ayer envió a sus técnicos para verificar que Las Ventas no sufre daño alguno en su monumental y VIP estructura. Los primeros informes descartan cualquier «cornada» a la plaza, que alzará el telón de la temporada torera el Domingo de Ramos, tal y como estaba previsto. Al descubierto.