Blanca Portillo, de paseo romántico

La actriz, en el Español junto a José Coronado, Israel Elejalde y Marcial Álvarez

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Fragmentos del «Tenorio» de Zorrilla, de «Don Álvaro o la fuerza del Sino», del Duque de Rivas; de «El estudiantes de Salmanca», de Espronceda; textos de Mariano José de Larra, Cánovas del Castillo, Mesonero Romanos; poemas de Bécquer y Rosalía de Castro... Son la base de «Paseo romántico», un recital dramatizado que presenta este fin de semana el teatro Español. Juan Carlos Plaza-Asperilla ha realizado la selección de los textos y la dramaturgia, y Laila Ripoll ha hilvanado un espectáculo interpretado por cuatro pesos pesados de la escena y el cine español: Blanca Portillo, José Coronado, Israel Elejalde y Marcial Álvarez; a ellos se suma la música de Marcos León.

Blanca Portillo define este «Paseo Romántico» como un «juguetito delicioso», que ofrece al espectador la posibilidad de conocer mejor el Romanticismo. Destaca la actriz los poemas de Rosalía de Castro y los textos periodísticos y de crítica social que se incluyen en el espectáculo: «Son de una gran agudeza y al tiempo de un gran dolor. A esos autores, a Larra, a Espronceda, a Mesonero Romanos, les dolía España. Y tienen una capacidad extraordinaria para analizar la situación social».

El toque de Laila Ripoll le da a este montaje, dice la actriz, el plus que le aleja del mero recital. «A mí es un formato que me gusta, porque soy una enferma de la palabra y en espectáculos de este estilo, con estos textos tan fascinantes, la imaginación se dispara. Y el proceso de ensayo, de análisis de texto, es el mismo que en cualquier otra obra de teatro. Y claro, salimos con el mismo pánico».

No se trata, por tanto, insiste Blanca Portillo, de leer. «Tenemos el sustento de los atriles y de los textos, pero hay momentos en los que querrías abandonar el papel y dejarte llevar por lo que estás contando. A mí no me cuesta meterme en situación, no lo considero una lectura. Los actores nos despegamos del atril y nos metemos en los personajes que estamos interpretando».