Blanca Portillo dirigirá el festival de Mérida

La actriz, que será nombrada hoy, sustituye en el cargo a Francisco Suárez

J. B.
MADRID Actualizado:

El patronato del Festival de teatro clásico de Mérida designará hoy a Blanca Portillo como nueva directora del certamen; sustituye en el cargo a Francisco Suárez, que el próximo día 8 concluye su contrato. La actriz contará como mano derecha con Chusa Martín, responsable de la productora Entrecajas, con la que habitualmente trabaja Blanca Portillo en sus montajes como directora; el próximo mes de enero, precisamente, se estrenará en Santander «La avería», una obra de Fernando Sansegundo basado en un relato de Dürrenmatt y dirigido por la propia Blanca Portillo.

Apenas con un susurro de voz debido a una reciente operación de sus cuerdas vocales, Francisco Suárez mostraba ayer su alegría por el hecho de que sea Blanca Portillo su relevo en Mérida. Suya fue la idea de que la actriz interpretara allí, el pasado año, «Medea», uno de los personajes más emblemáticos de la historia del festival, al que habían encarnado Margarita Xirgú y Nuria Espert; en la estela de estas dos leyendas se ha situado a menudo a Blanca Portillo.

No es la primera experiencia gestora de la actriz madrileña, que hace diez años creó su propia empresa, Avance Producciones Teatrales.

Blanca Portillo ha pisado las piedras del teatro romano de Mérida en tres producciones. Fue parte del coro en una «Hécuba» protagonizada por Margarita Lozano y luego trabajó con Eusebio Lázaro en «Las Troyanas». En agosto del año pasado fue Medea en un nuevo montaje sobre el mito dirigido por Tomaz Pandur. A propósito del singular escenario del teatro romano, la actriz aseguraba entonces que «los espacios siempre tienen un poder, sea el que sea. Mérida es un lugar cargado con una energía tan especial, y si uno se acerca con el respeto suficiente, con inteligencia y sensibilidad a todo lo que te puede dar, es un espacio cien por cien a favor. Da miedo, impone mucho, pero si te acercas a él con el suficiente respeto es tremendamente generoso».