El viaje de «3 días» del olvido aquí, a la gloria en Hollywood

La película «3 días», que pasó inadvertida por la cartelera, ha sido elegida entre las mejores del año en Estados Unidos

E. R. M. | BARCELONA
Actualizado:

«3 días» es el título de la primera película del director Francisco Javier Gutiérrez, aunque también podría ser un cálculo aproximado del tiempo que aguantó en la cartelera de los cines, siempre tan pendientes del cambio como un manojo de políticos. «3 días» fue la película ganadora del último Festival de Cine de Málaga, donde se baten y debaten los títulos de nuestra cinematografía que sonarán el resto del año. «3 días» ha pasado por los Festivales de Berlín, Montreal, Trieste, Nantes, Estocolmo..., Es, pues, una película muy viajada.

Lo último raro y grande que le ha pasado a «3 días» es que la industria de Hollywood acaba de elegirla como una de las mejores películas extranjeras del año. Ha conseguido meterse en la «2008 International Watch List», o sea, el listado internacional de las mejores películas del año según el baremo Hollywood -en base a la opinión de medio centenar de ejecutivos de los grandes Estudios cinematográficos-, y además ocupa en él la tercera posición, delante de títulos tan fortalecidos por la crítica y el público como «Gomorra» o «La clase», películas de notable éxito internacional y que han tenido el aliento en su país.

El paso de «3 días» por la cartelera fue breve y, a pesar de las buenas críticas que obtuvo y de llegar con el laurel de vencedora en el muestrario de cine español que es Málaga, no alcanzó en sus apenas dos semanas en cartel los cincuenta mil espectadores. Y la pregunta es, ¿será esto el síntoma o la enfermedad del cine español?

En cualquier caso, el asunto de «3 días» es, por decirlo de algún modo, nuestro pecado: una película que pasa de puntillas ante nuestras narices de espectadores y que en Hollywood «la descubren». Digamos como atenuante en nuestro favor, espectadores españoles, que «3 días» es una película tan peculiar e insólita en nuestro paisaje cinematográfico que cuesta fijarse en ella. De entrada, el «macguffin» de su argumento (un meteorito caerá en la Tierra y la destruirá en ese espacio de tiempo que anuncia el título) es tan compatible con nuestro cine como el pan de hamburguesa con nuestro jamón. Y eso es sólo el principio:

Francisco Javier Gutiérrez comete la osadía de enfocar el fin del mundo en el Sur de España, y no en Washington o Nueva York, como suele ocurrir. Y la llegada inminente del meoteorito no convoca ante la cámara tampoco ni a Bruce Willis o a Keanu Reeves, sino a un actor llamado Víctor Clavijo, seco y nervudo como la propia historia y la propia fotografía. Además, el director de la películase arriesga a un comprometidísimo zigzag argumental, pues su película apocalíptica se convierte, con la aparición del personaje que interpreta Eduard Fernández, en un «thriller» que hace olvidar, incluso, el impacto inminente...

Es decir, que «3 días» es una película desconcertante en todos los sentidos; no sólo en su comportamiento en la pantalla ante el espectador, sino también en su comportamiento general, porque irse a Hollywood a triunfar sin avisar antes aquí es una provocación: se merece que le dejen otros 3 días a prueba en una sala de estreno.