Sátira y mitología

TEATRO«Calipso»Espectáculo a partir de «El joven Telémaco», de Eusebio Blasco y José Rogel _ Versión: P. Víllora _ Dir.: Á. Roger _ Dir. musical: M. Font Marco _ Coreografía: M. Gómez _ Escen.: F

Actualizado:

TEATRO

«Calipso»

Espectáculo a partir de «El joven Telémaco», de Eusebio Blasco y José Rogel _ Versión: P. Víllora _ Dir.: Á. Roger _ Dir. musical: M. Font Marco _ Coreografía: M. Gómez _ Escen.: F. Rodríguez de Lima _ Int.: F. Valladares, S. Mallol, E. Martín, M. Moncloa, Tonino, C. M. Díaz, S.Casas _ Lugar: Teatro de Madrid

JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN

Con la mitología y la historia antigua como máscara bajo la que criticar desenfadada y pícaramente algunos aspectos de la sociedad de la agitada Europa de los años sesenta del XIX, Jacques Offenbach y otros autores llenaron los teatros de París con operetas bufas desbordantes de frivolidad, ligereza, humor y música pegadiza. En la estela traviesa de esas creaciones, sobre todo de «La bella Helena» de Offenbach, el libretista Eusebio Blasco -también periodista, escritor y agitador político- y el músico José Rogel culminaron en 1866 «El joven Telémaco», una obra que les había pedido para su Teatro de los Bufos Madrileños el actor y empresario Francisco Arderius y que era una mixtura de los espectáculos que triunfaban entonces en la capital francesa: un argumento con ecos clásicos, aguijonazos satíricos a la situación política del momento, humor de corte popular y señoritas de generosos encantos y dispuestas a mostrarlos lo que se pudiera.

Pedro Víllora ha ajustado las costuras del hilarante invento, ha pulido el texto, eliminado el vitriolo añejo hoy inoperante sustituyéndolo por otro de vigencia actual, añadido versos y parlamentos, y redondeado un estupendo libreto -«más que una simple versión pero menos que una obra propia», subraya en el programa de mano de la función- que es la columna vertebral de uno de los más cuidados y divertidos montajes que se ofrecen hoy en Madrid. El argumento, que bebe más de «Las aventuras de Telémaco» del escritor francés Fénelon (1651-1715) que de los hexámetros de Homero, es un cúmulo de entretenidas peripecias erótico-satírico-mitológicas, con música, bailes y agradables canciones, como la deliciosa habanera «Me gustan todas, en general».

La dirección de Ángel Roger, el buen acabado general, la música interpretada en directo por una afinada orquesta dirigida por Montserrat Font Marco y el conjuntado reparto, con un estupendo Francisco Valladares a la cabeza, Las Virtudes, Tonino y el tenor Marco Moncloa, entre otros, hacen de «Calipso» un espectáculo ligero y tonificante de los que se agradece ver.