Chema del Barco, Javier Navares y Manu Baqueiro, en «El plan»
Chema del Barco, Javier Navares y Manu Baqueiro, en «El plan» - ABC

«El plan»: amigos para siempre

La obra, escrita y dirigida por Ignasi Vidal, está interpretada por Manu Baqueiro, Javier Navares y Chema del Barco

MadridActualizado:

Ignasi Vidal es el autor y director de «El plan», una obra que nació en el pequeño espacio de la desaparecida La pensión de las pulgas y, tras pasar por El Pavón Teatro Kamikaze, desembarca ahora en el Marquina. Un recorrido -acompañado de una extensa gira- que ha sorprendido a Vidal; «sobre todo para un montaje que comenzó costando 300 euros y que ha ido creciendo poco a poco». «El plan», obra que interpretan Manuel Baqueiro, Javier Navares y Chema del Barco, es una obra sobre la amistad: presenta a tres amigos desempleados que se reúnen para llevar a cabo un plan mientras esperan a que se arregle la avería del coche de uno de ellos. «El texto me encantó cuando lo leí», recuerda Manu Baqueiro. «Me sigue emocionando este texto, y tengo la suerte de contar con dos compañeros estupendos que hacen que después de tantos bolos como hemos hecho siga descubriendo cosas en la escucha de los demás».

Esto hace, dice el autor y director, que «la obra siga viva después de un sinfín de funciones, algo que no es habitual. Los actores consiguen un punto de realismo que a mí me sorprende». La naturalidad de las situaciones y los diálogos de la función tienen también mucho que ver en esa permanencia de la frescura. «Cuando se escribe en la soledad de tu escritorio no sabes si lo que estás haciendo tiene esa naturalidad. Un autor no sabe lo que está escribiendo hasta que lo leen otros», dice Vidal. «Pero lo facilita mucho», apunta Baqueiro. «Aquí el texto juega muy a favor».

En la obra, su autor ha volcado gotas de su propia experiencia y de las relaciones con sus amigos. «Son pequeñas cosas que sin embargo forman una gran verdad a la hora de formar lazos de amistad. Cuando escribí este texto, hace ya doce años, sentía que lo pasaba bien, pero al tiempo sentía una gran nostalgia por el pasado».

El Ignasi Vidal director ha aportado a la función su visión del teatro como «celebración». «En sus ensayos -apostilla Baqueiro- hay mucho juego, mucha prueba, que permiten a los actores una creatividad y una libertad muy de agradecer»