Una imagen de «Sansón y Dalila» en Mérida
Una imagen de «Sansón y Dalila» en Mérida - Jero Morales

Una ópera inclusiva y con cuatrocientos figurantes inaugura el festival de teatro clásico de Mérida

«Sansón y Dalila», de Saint-Saëns, se presenta en el certamen con una producción dirigida por Paco Azorín

MadridActualizado:

Más de cuatrocientas personas se suben al escenario en la ópera «Sansón y Dalila», con la que el jueves por la noche abrió sus puertas la LXV edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. El escenario de su teatro romano da para eso y mucho más. El responsable de que el «tráfico» sea fluido es Paco Azorín, director escénico de la ópera de Saint-Saëns, que contará con la dirección musical de Álvaro Albiach, al frente de la Orquesta de Extremadura y del Coro de Cámara de Extremadura. El reparto está encabezado por María José Montiel,Noah Stewart (que comparte con Alejandro Roy el papel titular), David Menéndez, Simón Orfila y Damián del Castillo.

«La ópera comienza con el pueblo hebreo pidiendo libertad, y a mí se me quedaba corto que ese pueblo fueran las cuarenta o cincuenta personas que componen un coro; hacía falta ver a todo el pueblo hebreo, y pensé en todo el pueblo de Extremadura». Para la figuración, el festival contactó con diversas asociaciones y colectivos de personas en riesgo de exclusión social o con distintas discapacidades. Se ha conseguido así una puesta en escena inclusiva en la que participan ONCE, Adaba, la Asociación de Padres de Niños Autistas de Badajoz (Apnaba), Aexpaimba, Aspergex, Plena Inclusión y Afadiscop. «Ha sido -reconoce Azorín- un trabajo complejo, pero nos ha llenado de satisfacciones personales; es, sin duda, el trabajo más especial de cuantos he hecho. Humanamente ha sido una experiencia enormemente enriquecedora».

A pesar de ser uno de los títulos más emblemáticos de la Grand Opera francesa, «Sansón y Dalila» (su título original en francés es «Samson et Dalila») se estrenó en la corte de Weimar (Alemania) el 2 de diciembre de 1877, en una versión en alemán. Hasta 1890 no llegó a Francia; se estrenó entonces en Rouen, y dos años después se pudo ver ya en Francia. La partitura es de Camille Saint-Saëns, sobre un libreto de Ferdinand Lemaire basado en un episodio del bíblico Libro de los Jueces.

«Es una grand opera francesa, con protagonismo del coro, de la orquesta, del ballet, con grandes números vocales y sinfónicos -explica Azorín-. Su tema, además, me parecía muy adecuado para Mérida». Recibir el encargo de dirigir una ópera en el teatro romano emeritense supone a partes iguales «responsabilidad y satisfacción», dice el director barcelonés. «Recuerdo que hace treinta años vi “Medea”, de Cherubini, en una puesta en escena de José Luis Alonso, y con Montserrat Caballé, José Carreras y Elena Obraztsova, y yo pensé que quería hacer algo parecido». Respetado escenógrafo además de director, dice Paco Azorín que en este teatro «hay que hacer más bien poco como escenógrafo. El propio teatro, y en este caso los cuatrocientos figurantes, conforman la mejor escenografía». La ópera comienza con la destrucción del templo y un flashback que presenta un manto de cadáveres humanos, que es una imagen impactante.

Su puesta en escena, añade Azorín, es contemporánea. «El relato bíblico del Antiguo Testamento nos habla de guerras, es un tema absolutamente actual. Los creadores tenemos una responsabilidad, un compromiso con nuestro entorno, con nuestra sociedad. «“Sansón y Dalila” habla del conflicto hebreo-palestino, y seguimos estando en el mismo lugar. Las gentes de la cultura tenemos la obligación de reflexionar sobre estos asuntos». No es, reconoce, una ópera sencilla de dirigir. «Es compleja por su estructura, y tampoco el libreto es nada fácil, pero debajo está la poderosa música de Saint-Saëns y un grandísimo reparto con varios cantantes españoles, que es una gran satisfaccion».

La programación

Del 27 al 30 de junio. «Sansón y Dalila». De Camille Saint-Saëns. Orquesta de Extremadura y Coro de Cámara de Extremadura. Reparto: María José Montiel, Noah Stewart / Alejandro Roy, David Menéndez, Simón Orfila, Damián del Castillo. Dirección musical: Álvaro Albiach. Directora del coro Amaya Añúa. Concepto y dirección de escena Paco Azorín. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y el Teatro de la Maestranza de Sevilla.

Del 3 al 7 de julio. «Viejo amigo Cicerón». De Ernesto Caballero. Reparto: José María Pou, Bernat Quintana, Miranda Gas. Dirección: Mario Gas. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y el Teatre Romea de Barcelona.

Del 10 al 14 de julio. «Pericles, príncipe de Tiro». De William Shakespeare. Versión: Joaquín Hinojosa. Reparto: Ernesto Arias, Ana Fernández, Marta Larralde, María Isasi, Óscar de la Fuente, José Troncoso, Hernán Gené. Dirección: Hernán Gené. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Iberescena, el Festival Internacional de Artes Escénicas de Uruguay, con apoyo del Festival del Mercosur de Argentina.

Del 16 al 17 de julio. «Dionisio». Compañía de Rafael Amargo. Autor Rafael Moraira. Compositor: Jesús Durán. Reparto: Rafael Amargo y otros veinte artistas. Voz en directo: Gema Castaño, Mayte Maya, Javi Mota, David Coronel. Piano: Edith Salazar. Una producción de la Compañía de Rafael Amargo.

Del 19 al 21 de julio. «Antígona». Víctor Ullate Ballet. Reparto: Lucía Lacarra, Josué Ullate, Cristian Oliveri, Dorian Acosta, Martina Chávez, Mariano Cardano, Elena Dieguez, Martina Giuffrida, Keiko Oishi, Alejandro Bretones, Avery Reiners, Óscar Comesaña. Dirección: Víctor Ullate y Eduardo Lao. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y el Víctor Ullate Ballet.

Del 24 al 28 de julio. «Prometeo». De Esquilo/Luis García Montero. Reparto: Lluis Homar, Amaia Salamanca, Fran Perea, Alberto Iglesias, Fernando Sansegundo, Israel Frías, Javier Ruiz de Alegría, Jorge Torres, Montse Peidro, Marco Pernas, Rocío Marín. Dirección: José Carlos Plaza. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Pentación Espectáculos.

Del 31 de julio al 4 de agosto y del 7 al 11 de agosto. «Metamorfosis». De Mary Zimmerman. Reparto: Concha Velasco, Pepe Viyuela, Edu Soto, Adrián Lastra, Pilar Castro, Belén Cuesta, Secun de la Rosa, María Hervás, Ángela Cremonte, Pepe Ocio. Adaptación y dirección: David Serrano. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Pentación Espectáculos.

Del 14 al 18 de agosto. «La corte del faraón». De Guillermo Perrín, Miguel de Palacios y Vicente Lleó. Adaptación Ricard Reguant y Juana Escabias. Reparto: Itziar Castro, Paco Arrojo, Celia Freijeiro, Noelia Marló, Inés León, Javier Enguix, Joan Carles Bestard. Dirección: Ricard Reguant. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y El Negrito Producciones.

Del 21 al 25 de agosto. «Tito Andrónico». De William Shakespeare. Versión: Nando López. Reparto: José Vicente Moirón, Carmen Mayordomo, Gabriel Moreno, Quino Díez, Guillermo Serrano, Alberto Barahona, Lucía Fuengallego, Sergio Adillo, Carmelo Sayago, José Francisco Ramos, Alberto Lucero, Cándido Gómez, Juan Vázquez. Dirección: Antonio C. Guijosa. Una producción del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida y Teatro del Noctámbulo.