María Castro, Kiti Mánver y Gorka Otxoa
María Castro, Kiti Mánver y Gorka Otxoa - GERARDO SANZ

«Juntos»: ¿qué es la diferencia?

Juan Carlos Rubio dirige esta obra interpretada por Kiti Mánver, María Castro, Gorka Otxoa e Inés Sánchez

MadridActualizado:

La familia es el núcleo de las relaciones humanas, la base de todo. También del teatro. Las historias familiares, con sus infinitas variedades y ramificaciones, han llenado horas y horas de escenario y han sembrado de conflictos cientos de obras. También «Juntos», la obra del italiano Fabio Marra (afincado en Francia) que acaba de llegar al teatro Amaya, dirigida por Juan Carlos Rubio e interpretada por un sugerente reparto: Kiti Mánver, María Castro, Gorka Otxoa e Inés Sánchez.

La obra cuenta la historia de una mujer, Isabel, que sobrevive en un modesto piso junto a su hijo Miguel, un joven discapacitado, impulsivo y generoso. La hija menor de Isabel, Sandra –ejecutiva de gran éxito– llega de manera inesperada después de una ausencia de más de diez años. Su visita pondrá a la familia patas arriba.

«¿Qué es la normalidad? –ha escrito Fabio Marra–. “Juntos” aborda este apasionante tema a través de la historia de Isabel y sus hijos, Miguel y Sandra. Isabel nunca ha aceptado que su hijo sea diferente de los demás, y Miguel se ha convertido en su única razón de vivir» (...) Nuestra sociedad nos empuja a ser los mejores, a pensar primero en nosotros mismos, y después quizás, solo quizás, en los demás. Pero la vida se construye a través del intercambio con los otros, a través de los momentos que vivimos juntos».

Todos estos mimbres –autor, texto, tema, reparto...– atraparon a Juan Carlos Rubio cuando le propusieron dirigir la función. «Me interesa mucho el ámbito en que se desarrolla la obra;las historias familiares, el núcleo del ser humano. En este texto, además, se plantea a través de cuatro personajes muy contundentes. Normalmente hay alguno que flojea o es menos interesante que los demás, pero aquí los cuatro son muy robustos».

La pregunta que el autor se plantea –¿qué es la normalidad?– atrajo al dramaturgo. «Es una cuestión sobre la que hay mucho que reflexionar, y el buen teatro siempre tiene que presentar algo que nos haga reflexionar».

Debate

«Juntos», continúa Juan Carlos Rubio, plantea también de manera muy clara un debate: «el de la comunicación, el de la incapacidad que tienen algunos seres humanos para decir “te quiero”... Y el autor lo trae a escena de una manera muy brillante e interesante, con un tono que circula entre la ternura y la amargura, entre la carcajada y la tristeza. Y el público, a tenor de la experiencia del año que llevamos con la obra, se siente identificado. El teatro ha de ser espejo de la realidad, y los espectadores reciben la veracidad de la historia que contamos». Después de estos meses, asegura el director que «la función se ha cuajado lógicamente», pero el encuentro con el público no ha hecho variar el espectáculo:«la partitura y las energías están muy claras».

En estas funciones madrileñas hay una novedad con respecto al estreno de la obra:la incorporación al reparto de María Castro. Para un director, esta circunstancia siempre resulta «muy estimulante. Significa trabajar con energías nuevas. Hay que volver a ensayar, lo que implica naturalmente más trabajo, pero todo se reactiva;hay una escucha nueva, una mirada nueva, y eso siempre es positivo para cualquier función».

Juan Carlos Rubio es una de las figuras más activas de nuestro teatro, pero su éxito como director y adaptador le había hecho abandonar su faceta de autor. Ahora, cuenta, «después de diez años, he vuelto a estrenar un texto mío:“La isla”, con Histrión Teatro. Me ha hecho volver a replantearme mi dramaturgia», confiesa.