Israel Galván se inspira en el genocidio de gitanos por los nazis

El espectáculo es un encargo de Gérard Mortier y se estrenará en el Teatro Real el 12 de diciembre

MADRID Actualizado:

Israel Galván, una de las figuras más relevantes del baile flamenco actual, se ha inspirado para su nuevo espectáculo en el genocidio de los gitanos por parte de los nazis. Su título es «Lo Real / Le Réel / The Real» y se estrenará el 12 de diciembre en el Teatro Real. Fue precisamente su director artístico, Gerard Mortier, quien le hizo el encargo después de verle bailar, y el espectáculo se hace en colaboración con distintos teatros españoles y europeos. Tras su estreno, viajará a Amsterdam, París, Montpellier, Sevilla, Granada y Barcelona, entre otras ciudades.

«¿Cómo se baila un genocidio? La respuesta es: con alegría»

Israel ya tenía en mente el asunto del genocidio gitano, y encontró en el encargo del Real el motor para abordarlo. Siempre, confiesa, sintió una «fascinación horrorosa» por aquella tragedia. «A mí ya no me gusta bailar por bailar; ya lo he hecho mucho. Bailar me cambia como persona, y bailar con alegría me ayuda a superar las obsesiones. Mi espectáculo sobre el apocalipsis de San Juan me sirvió para sudar bailando un miedo a lo religioso». Sobre el asunto de «Lo Real / Le Réel / The Real», dice el bailaor sevillano: «Me planteé: ¿Cómo se puede bailar un genocidio? Enfrentarte a lo que no se puede bailar es una invitación al baile. La respuesta es: con alegría. Los gitanos no eran conscientes de lo que les esperaba, estaban en los campos cantando antes de morir».

Doble cara

«Esa doble cara de la alegría y la tragedia está presente en el espectáculo», añade Pedro G. Romero, uno de sus colaboradores en la dirección de «Lo Real / Le Réel / The Real» (el otro es Txiki Berraondo). «Se habla del odio y del exterminio, pero tambié de la fascinación por lo folclórico, y ahí están como ejemplo las películas rodadas en Alemania por Imperio Argentina». Y todas esas historias, añade Romero, se trasladan al corazón del espectáculo».

«Quietud y rapidez son los dos ritmos internos del flamenco»

La coreografía no tiene argumento ni cuenta una historia; «para eso están todas las imágenes que usamos, más allá no se puede ir», dice Galván. Está dividido en cinco partes, en las que quiere mostrar, entre otras cosas, el contraste entre la monotonía de sus días de cautiverio y la velocidad de los trenes que les llevaban a los campos («quietud y rapidez son los dos ritmos internos del flamenco», explica); la alegría de los gitanos, ajenos a su destino; i el camino final: «no mostramos la muerte; el espectáculo no quiere enseñarla, sino superarla».

Junto a Israel estarán en escena dos bailaoras de su generación, Isabel Bayón y Belén Maya, y cuenta con varios músicos: Chicuelo, Tomás de Perrate, David Lagos, Sistema Tango, Proyecto Lorca, Eloísa Cantón, Emilio Caracafé, El Bobote, y La Uchi.