Guantazos fotocopiados

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

JOSÉ MANUEL CUÉLLAR

Sí, ya sabemos que Statham es un tipo apreciado, algo carismático, querido por su divertida conexión con Guy Ritchie, incluso tiene un cierto aire a Bruce Willis y suelta mamporros con gracia, a lo Jackie Chan pero en inglés. Pero esto ya huele. El primer transporte tuvo cierto entretenimiento, el segundo menos y este mantiene el pulso, aunque a duras penas. La película se sostiene en las duras cachas de Statham y se pierde en el papel de la protagonista, una borde sin causa, una sinrazón en todo su discurso, pasando de la aridez a la dulzura sin motivo y sin pasión. El resto viene a ser lo de siempre: un repertorio de guantazos fotocopiados de la primera, la segunda y la que será la cuarta entrega, o la quinta... Es lo que tiene dar con la gallina de los huevos de oro.