Una escena de «Arlecchino, servitore di due padroni»
Una escena de «Arlecchino, servitore di due padroni» - CNTC

La escena madrileña aprende idiomas

Nos visitan tres importantes compañías internacionales: el Shakespeare Globe de Londres, el Piccolo Teatro de Milán y el Kabuki japonés

MadridActualizado:

Gran Bretaña, Italia y Japón. La escena madrileña se internacionaliza estos días con la presencia de tres destacadas compañías: el Shakespeare Globe Theatre, que ha presentado en los teatros del Canal una muestra de su repertorio, tres obras de William Shakespeare, realizadas al modo de la época isabelina; el Piccolo Teatro de Milán, que trae de nuevo a Madrid, y veinte años después de presentarlo en la capital española, sin duda su más emblemático montaje, «Arlecchino, servitore di due padrone», sobre la obra de Carlo Goldoni; y la compañía japonesa de Heisei Nakamuraza, que practica una forma milenaria de teatro: el kabuki.

«Arlecchino, servitore di due padrone»

En 1947, un joven director italiano llamado Giorgio Strehler presentó, con su recién creada compañía Piccolo Teatro, «Arlecchino, servitore di due padrone». Han pasado setenta años, y este montaje sigue vivo; es, sin duda, uno de los mitos del teatro europeo reciente. Ahora ha vuelto a Madrid -en la capital se representó por última vez hace veinte años- para cerrar la temporada de la Compañía Nacional de Teatro Clásico. La puesta en escena -que es la undécima revisión del original de Strehler- la dirigen Ferrucio Soleri, que ha interpretado a Arlecchino durante medio siglo, y Stefano de Luca. Enrico Bonavera interpreta a Arlequín, papel que encarna desde hace dieciocho años.

En sus setenta años de historia el Piccolo ha realizado más de 2.800 representaciones de «Arlecchino». La obra, dice De Luca, adquiere una singular actualidad en España estos días en que está todavía caliente el asunto del Aquarius. «Había muchos Arlecchinos en ese barco -dice-. Él es un inmigrante. De Bérgamo se va a Venecia, la rica Venecia, por hambre; allí busca trabajo y consigue dos, lo que le causa muchos problemas».

Bonavera reconoce que cada vez que se pone la máscara -el personaje lleva una careta negra- «tomo conciencia de que represento a una persona que ha tenido que abandonar su hogar para marcharse a buscar trabajo a otra tierra con la incertidumbre de si lo encontrará. La obra de Goldoni -un autor cuyo descubrimiento contemporáneo se debe al propio Strehler- cuenta cómo el ser humano es capaz de superar las dificultades que le plantea la vida y las que él mismo se crea».

Hay varias razones, dice Bonavera, que llevaron a Strehler a fijarse en Goldoni y en esta obra: «La necesidad de crear en aquel momento, en que Italia y Europa acababan de salir de una guerra, un espectáculo popular. La figura de Arlequín, por su parte, era el símbolo del italiano que, en aquel trance, trataba de levantarse y de buscar el futuro. Y además, concluye, el espectáculo demuestra la fe y el amor que tenía Strehler por sus actores, muchas de cuyas improvisaciones están incorporadas en la función».

Teatro de la Comedia. Del 21 al 24 de junio

«Renjishi»- Teatros del Canal

«Fuji Musume» / «Renjishi»

En el año 2000, Kanzaburo Nakamura, miembro de una de las familias con mayor tradición en el teatro Kabuki, creó la compañía Heisei Nakamuraza, que cultiva una forma milenaria del teatro japonés -que se remonta al siglo XVII-, en el que la música, la danza y el maquillaje tienen un papel fundamental. Actualmente dirigen la compañía los tres hijos de Kanzaburo Nakamura: Kankuro, Shichinosuke y Tsurumatsu, y en Madrid presentan -para celebrar el 150º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Japón y España- dos obras: «Fuji Musume», donde tiene gran protagonismo el Shamisen, un instrumento de cuerda japonés, y la figura del onnagata, el actor que representa un papel de mujer; y «Renjishi» se representa en un escenario típico del teatro No llamado Matsuhamemono.

Teatros del Canal. Del 27 de junio al 1 de julio

«Noche de Reyes»
«Noche de Reyes»

Shakespeare Globe Theatre

Hace veinte años se inauguró en Londres, a orillas del río Támesis, el Shakespeare Globe Theatre, un espacio que trataba de reconstruir el teatro isabelino donde William Shakespeare estrenó sus obras. La compañía del Globe ha visitado Madrid con la idea de mantener también la tradición de las giras de las compañías de entonces, que representaban la obra que eligiera el hombre más poderoso del lugar que visitaran. En esta ocasión, ha sido el público quien ha elegido entre las tres obras que los ocho actores que integran la gira del Globe llevan en repertorio: «El mercader de Venecia», «La fierecilla domada» y «Noche de Reyes».

Teatros del Canal. Del 19 al 21 de junio