Una escena de «El destacamento rojo de mujeres»
Una escena de «El destacamento rojo de mujeres» - ABC
CRÍTICA DE DANZA

El encanto de la ingenuidad

El Ballet Nacional de China inaugura Madrid en Danza con un espectáculo de corte propagandístico

Actualizado:

Hay algo deliciosamente naíf en el espectáculo con el que el Ballet Nacional de China se ha presentado en España. «El destacamento rojo de mujeres», estrenada en 1960, es una entretenida pieza de ballet con una poderosísima carga propagandística e ideológica, y es precisamente este aspecto (a estas alturas) el que le confiere a la coreografía su ingenuidad. A ello se suma una puesta en escena que nos transporta a tiempos pasados; es un encantador cartón piedra, pero presentado, eso sí, con una pulcritud y una limpieza admirables. El espectáculo es absolutamente impecable en todos los sentidos.

Narra «El destacamento rojo de mujeres» una leyenda de los años treinta del pasado siglo, en plena guerra civil en China que desembocaría, en 1949, a la llegada al poder del comunismo. Una esclava, Qionghua, se escapa de la casa de su amo, Nabatian, y se une al ejército rojo, donde se convertirá en una soldado revolucionaria. La coreografía narra de manera clara la historia, y trenza de manera tan sorprendente como fascinante el mundo del ballet académico con la narrativa oriental y movimientos cercanos a las artes marciales. El resultado es una obra atractiva, dinámica, donde la expresiva música subraya la historia, casi un cuento infantil de tintes políticos, por paradójico que parezca, de manera efectiva.

Contribuye a ello la magnífica interpretación de una compañía nutrida, de calidad, con individualidades tan notables como la protagonista, Hou Shuang, de porte ligero y deslumbrante flexibilidad.