Maite Jáuregui, Lucía Espín, Pía Laborde y Candela Gómez, en «La casa de Bernarda Alba» en el Cervantes Theatre de Londres
Maite Jáuregui, Lucía Espín, Pía Laborde y Candela Gómez, en «La casa de Bernarda Alba» en el Cervantes Theatre de Londres - ELENA MOLINA

Cervantes pone una pica en el feudo de Shakespeare

En 2016 abría sus puertas el primer teatro español en Londres. Jorge de Juan, director artístico del centro, hace balance

LondresActualizado:

La tarea fue titánica en sus inicios. Casi como la batalla que Don Quijote tuvo que librar con esos molinos de viento manchegos que ante sus ojos formaban figuras monstruosas. Porque montar el primer teatro español en Londres, en el feudo de William Shakespeare no fue asunto fácil. Eso sí, se puede decir que casi un año y medio después de dar forma al sueño, el Cervantes Theatre se erige ya como una apuesta sólida entre la inmensa variedad cultural de la capital británica.

Desde 2016, fecha elegida especialmente porque se celebraba el cuarto centenario del nacimiento tanto del genio inglés como Cervantes, se erige este espacio en el barrio de Southwark que se caracteriza por la efervescencia de proyectos culturales y en el que está ubicado un pequeño complejo llamado Union Yard, que da cobijo a varias compañías teatrales de este estilo.

El Cervantes es acogedor, familiar y con ese punto romántico que le aporta estar situado bajo el arco de una línea ferroviaria londinense. La mente detrás de este proyecto es de Cartagena y se llama Jorge de Juan, director artístico del centro. Hace 38 años estudió dirección y producción en el British Theatre Association y volvió a España para cimentar su carrera. La vida le devolvió a Londres al vivir su hija aquí. Fue entonces cuando se decidió: «Por motivos profesionales quería hacer otro tipo de teatro y me vine. Me di cuenta de que no había nada de este estilo, ningún proyecto, ni ningún lugar donde la cultura española estuviera representada». Todo comienza por lo que es el embrión del Cervantes Theatre, una compañía llamada Spanish Theathe Company que se dedicaba a hacer lecturas dramatizadas.

David Luque y Amparo Climent, en «La Golondrina» en el Cervantes Theatre
David Luque y Amparo Climent, en «La Golondrina» en el Cervantes Theatre - ELENA MOLINA

Colegios y universidades

De ahí, y buscando financiación hasta debajo de las piedras, comienza poco a poco a ir construyéndose tras presentar el proyecto al Ayuntamiento. «Literalmente, los obreros venían cuando había dinero para ir poniendo butacas o ir adecuando tabiques», asegura. Elegir el nombre no fue nada difícil: «Cervantes representa al idioma español en el mundo y queríamos transmitir a la comunidad latinoamericana que este también es su teatro».

La primera decisión fue dividir en dos partes el trabajo que querían hacer. Por un lado, compartir las obras que iban a representar en los dos idiomas, tanto inglés como español. Con preferencia, de jueves a sábado, para el público local, y dejando de lunes a miércoles las funciones en castellano. Por otro, enfocar el gran esfuerzo en los colegios y universidades británicas para «tratar de ver si estaban interesados en escuchar obras en español tanto de nuevos autores como de clásicos».

Jorge de Juan, director artístico del Cervantes Theatre
Jorge de Juan, director artístico del Cervantes Theatre - ISABEL DEL MORAL

Lorca

Esto último fue desde el principio un éxito rotundo: 2.500 alumnos de 220 colegios han pasado por el Cervantes Theatre para ver en los últimos meses la representación de «La casa de Bernarda Alba», obra cumbre del dramaturgo español más conocido en Reino Unido, Federico García Lorca. Y es que el granadino es el buque insignia al que se agarran para dar a conocer el español en este país. Todo comenzó con «Bodas de Sangre», obra que ensayaban por las tardes porque por las mañanas aún se terminaba de construir el Cervantes. Fue la primera que se representó porque, según De Juan, «Lorca es aquí en Londres el autor español más conocido y el que se estudia en los institutos británicos».

Sin embargo, también hay hueco para los nuevos autores, como Juan Mayorga o Guillem Clua. Precisamente, de este último es el actual proyecto en el que se embarcan. El reestreno de «La Golondrina», dirigida por Paula Paz, directora asociada del Cervantes y mano derecha de De Juan. Una obra escrita originalmente en catalán («L’oreneta») e inspirada en la terrible masacre yihadista (50 muertos) en un club gay de Orlando (Florida), en junio de 2015. Una pieza de alto voltaje emocional que demuestra el esfuerzo por dar a conocer nuevos textos desconocidos para el espectador medio.

Interior del teatro
Interior del teatro - CERVANTES THEATRE

Nominado a los Stage Awards

Lo que ayuda bastante, según la propia Paz, es el público británico, amante del teatro y muy partidario del boca a boca para dar a conocer este tipo de obras. «Su respuesta ha sido muy positiva. Les gusta porque no les suena exótico. Traemos autores muy parecidos a los suyos y por eso muchas de las personas vuelven. Lo mejor de todo es que los que han visto la función en inglés vuelven para verla también en español, aunque no lo entiendan», señala De Juan. Algo que sirve para que, por ejemplo, recomendado por un amigo, un día entre por su puerta F. Murray Abraham, el actor ganador de un Oscar por la película «Amadeus». Ha ayudado, sin duda, que el Cervantes Theatre el año pasado estuviera entre los nominados a la categoría de mejor compañía internacional a los Stage Awards, los premios más importantes de teatro en el panorama británico.

Aunque lo que más les sorprende a ambos es el conocimiento que poseen los alumnos: «Te sorprenden en las charlas que hacemos las preguntas que te hacen. Cosas muy avanzadas como el parecido que hay entre la Bela de "Bernarda Alba" y la novia de "Bodas de Sangre"».

Exterior de teatro
Exterior de teatro - ELENA MOLINA

La inmersión del español

Algo que les hace sentir orgullos, además, es la «inmersión del español que estamos consiguiendo en los centros educativos que vienen a ver las obras». A este cometido les ha ayudado, sin duda, el Brexit, porque ha traído a la actualidad británica la importancia del idioma español como lengua global. El propio British Council hizo público hace unos meses un estudio en el que se recomienda la enseñanza de la lengua de Cervantes como primera opción ante la necesidad de mejorar las competencias lingüísticas de los británicos en el contexto de la nueva situación política tras el abandono de la Unión Europea.

Por eso el futuro del Cervantes parece enfocado a este público, sobre todo. El problema, como siempre, es la financiación. Ofertas para pasear sus obras y sus proyectos en el Reino Unido no les faltan, pero «el presupuesto y la infraestructura son los que hay, por eso intentamos constantemente atraer nuevas fuentes de ingresos para poder traer, entre otras cosas, compañías de fuera con talento que puedan actuar aquí». A largo plazo el objetivo es claro: «Poder tener un espacio más grande para llegar a más público». Mientras eso ocurra el Cervantes Theatre seguirá adelante ofreciendo algo que nadie hace aún en estas tierras, un lugar donde poder descubrir y presenciar obras de teatro en español.

El Brexit, «un enorme error»

A pesar de la incertidumbre causada por el Brexit, el Cervantes Theatre tiene cuerda para rato. De hecho, puede que les ayude por la necesidad de los alumnos británicos de estudiar otras lenguas ahora que ya no formarán parte de la Unión Europea. «He sentido más ayuda de los ciudadanos británicos aquí en Londres por el Brexit. Eso nos da fuerzas para seguir y no movernos de aquí», asegura De Juan para reafirmar que el propósito de la compañía es establecerse por mucho tiempo en suelo inglés.

Señala que «muchos de los espectadores que vienen a ver la obra en los dos idiomas nos dicen que ha sido un enorme error». El Teatro Cervantes tendrá una labor importante en este sentido, junto a otras organizaciones como el Instituto Cervantes para ser un ejemplo de integración y esfuerzo por reforzar las relaciones entre los ciudadanos de diversas procedencias a través de la cultura. Ya que parte de su trabajo está enfocado a los alumnos de instituto y universidad puede que su tarea sea más importante ahora que nunca: «Tenemos que seguir implantando el español en las escuelas y el teatro es una gran manera de hacerlo». La ayuda se la ha proporcionado, casi sin querer, el British Council con su recomendación de estudiar el castellano como primera lengua después del inglés.