Carlos Saura ultima, por fin, su «Io, Don Giovanni»

JORID PICATOSTE | VENECIA
Actualizado:

En principio la tenía que haber rodado antes que su documental «Fados» (2007), pero no fue posible. «Io, Don Giovanni», la película de Carlos Saura sobre Lorenzo da Ponte, el libretista de tres de las óperas de Mozart, y centrada, más concretamente, en la creación de «Don Giovanni», finalmente se ha podido terminar y actualmente se encuentra en la fase de montaje; la previsión es estrenarla en los primeros meses de 2009.

El proyecto se había iniciado en Los Ángeles en 2003, cuando el productor español Andrés Vicente Gómez y un productor austríaco hablaron con el cineasta para hacer una película sobre Da Ponte. Posteriormente, problemas de producción llevaron a la retirada de Gómez y la interrupción del rodaje; el propio director llegó a pensar que jamás la acabaría. Finalmente, tras la llegada de un productor italiano, la producción se pudo retomar y acabar de rodar.

Ayer, en el marco de la Mostra de Venecia se pudieron ver unos cinco minutos que recordaron mucho a filmes de la última época del director aragonés en los que destaca la utilización del color y de la luz, como en «Tango» (1998). Y es que «Io, Don Giovanni», también cuenta en la dirección de fotografía, como en aquélla, con Vittorio Storaro. Prestigioso ganador de tres Oscar y colaborador de cineastas como Coppola, Warren Beatty o Bernardo Bertolucci, Storaro trabaja por quinta vez con Saura en una colaboración iniciada en 1995 con «Flamenco». Sobre su método de trabajo con el maestro italiano durante estos años, Saura comentó: «Es un pacto, a veces me propone él la idea, a veces la propongo yo. Pero últimamente ya no hace falta. Con una sola mirada nos entendemos. Además, conocemos el techo de cada proyecto, y eso nos obliga a trabajar más con la cabeza».

La filmación de la película ha tenido lugar en la alicantina Ciudad de la Luz durante tres semanas y en Dinocittà, los estudios de Dino de Laurentiis en Roma, durante siete. Es una producción totalmente rodada en estudio, aspecto que el propio director destaca: «Lo que más me gusta es que es artificial pero parece de verdad». Saura definió el filme como «una de las experiencias más fantásticas de mi vida».

Ópera e historia

La música es parte imprescindible de mucha de la obra del director, ya sea su trilogía flamenca con Antonio Gades o sus documentales; incluso en una película de ficción como «Tango», donde la trama quedaba diluida por la fuerza de la música, el baile y el espectáculo de luz y de color. En «Io, Don Giovanni», música -en este caso ópera- e historia «se devoran mutuamente», en palabras del director. Saura reconoció todavía no haber dado con la forma final que tendrá la película en el montaje, si una estructura lineal o un juego temporal. Lo que sí concretó fue el tono: ««Don Giovanni» es una ópera bufa y como tal tiene momentos de humor al lado de otros dramáticos, y eso es lo que hemos intentado hacer en la película». El filme es una coproducción entre Italia y España rodada en italiano con Lorenzo Balducci como Lorenzo da Ponte y Lino Guanciale como Mozart.

Película aparte, Saura, preguntado por qué filme suyo prefería, reflexionó sobre su obra: «No me gusta ninguno. No los veo. La vida tiene un camino, una evolución, y prefiero pensar en lo que tengo que hacer y no en el pasado. No amo a mi obra».