Una imagen de los ensayos de «Zarzuela en danza»
Una imagen de los ensayos de «Zarzuela en danza» - Javier del Real

El baile toma la voz cantante en el Teatro de la Zarzuela

Nuria Castejón dirige y coreografía «Zarzuela en danza», que cierra la temporada del coliseo madrileño

MadridActualizado:

«Tengo un sueño». La frase que Martin Luther King inmortalizó en su histórico discurso es, de algún modo, el leit motiv del espectáculo que el Teatro de la Zarzuela estrena hoy y con el que cierra esta temporada torcida por la polémica producción de «Doña Francisquita». Porque « Zarzuela en danza» es, sobre todo, el sueño de Nuria Castejón, una artista a la que le salieron los dientes en el escenario del coliseo de la calle Jovellanos, que luego ha pisado -y golpeado a base de taconazos- en numerosas ocasiones. La coreógrafa, habitual en los últimos años en los montajes de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) y del Teatro de la Zarzuela, pertenece a una familia de artistas estrechamente ligados a nuestro género lírico; ella se decantó por la danza, y con este espectáculo, asegura, ha querido rendir un doble homenaje: a sus padres -Rafael Castejón y Pepa Rosado- y a sus pares, esos bailarines que, en muchas zarzuelas, ofrecen un trabajo tan vistoso como anónimo.

En ese sueño entró el dramaturgo Álvaro Tato -habitual también en el CNTC-, que ha urdido un argumento, el sueño de un bailarín, para imaginar un viaje «desde una corrala de vecinos una tarde de verbena hasta las alfombras voladoras del lejano Oriente, desde el Patio de Cuchilleros carnavalesco hasta las hogueras de gitanos al borde del camino, pasando por prisiones, islas caribeñas o callejuelas de extrarradios», según cuentan Tato y Castejón,

El baile español -con sus cuatro columnas: la danza estilizada, la escuela bolera, el flamenco y el folclore- es el gran protagonista del espectáculo, que recoge danzables y otros fragmentos de distintas zarzuelas de Tomas Bretón, Ruperto Chapí, Federico Chueca, Amadeo Vives, Gerónimo Giménez, José Serrano, Rafael Calleja y Tomás Barrera, Reveriano Soutullo y Juan Vert, Vicente Lleó, Manuel Fernández Caballero y Gonzalo Roig. «No es una antología -aclara Nuria-, sino un espectáculo que une voz, danza y música. El bailarín de danza española -defiende- es el más completo; y es un medio de expresión ideal para desarrollar mis ideas a través del talento de los bailarines».

La propia Nuria Castejón dirige el espectáculo, que cuenta con la batuta y la dirección musical de Arturo Díez Boscovich; Intervienen tres cantantes: Ana Cristina Marco (mezzo), Germán Olivera (barítono) y Néstor Losán (tenor). junto a los bailarines Cristina Arias, Ana Arroyo, Xavier Benaque, Juan Berlanga, Celeste Cerezo, María Ángeles Fernández, Alberto Ferrero, Francisco Guerrero, María López. Helena Martín. Daniel Morillo, Silvia Piñar. Luis Romero y Cristhian Sandoval.