Maggie Smith, en una escena de la serie «Dowton Abbey»
Maggie Smith, en una escena de la serie «Dowton Abbey» - ABC

De aristócrata en «Downton Abbey» a secretaria de Goebbels en «A German Life»

La actriz Maggie Smith vuelve al teatro después de doce años de ausencia en una obra de Christopher Hampton

MadridActualizado:

La actriz Maggie Smith, una de las grandes intérpretes británicas, y estrella de la serie «Downton Abbey», volverá al teatro después de doce años de ausencia. Lo hará interpretando a Brunhilde Pomsel, la que fuera secretaria del dirigente nazi Joseph Goebbels, en la obra de teatro «A German Life» («Una vida americana»), de Christopher Hampton.

La obra, dirigida por Jonathan Kent, es un monólogo basado en los testimonios que hizo Brunhilde Pomsel poco antes de morir, en 2017 y a los 106 años, para un documental austríaco también titulado «A German Life», y que resume más de treinta horas de conversación.

La función estará en cartel del 6 de abril al 11 de mayo. La última aparición de Maggie Smith en la escena londinense fue en 2007, cuando interpretó «The Lady from Dubuque», de Edward Albee. La actriz ha retomado recientemente su papel de Lady Grantham en la versión cinematográfica de «Downton Abbey», que se estrenará a finales de este año.

«No tenía idea de lo que estaba pasando. O muy poco. No más que la mayoría de la gente. Así que no pueden hacerme sentir culpable», dice el personaje de Brunhilde Pomsel en la obra. Para ella, su trabajo en la oficina de Goebbels era «solo un empleo más», y las conversaciones no pretendían, según dijo, lavar su conciencia.

Brunhilde Pomsel trabajó en la oficina de un corredor de seguros judío y en la Corporación de radiodifusión de Alemania antes de entrar en 1942 al servicio de Goebbels, el ministro de propaganda. «Era una recompensa por ser la mecanógrafa más rápida en la emisora de radio».

Estuvo tres años trabajando para Goebbels, hasta que éste se suicidó junto a su mujer después de envenenar a sus seis hijos. Tras la guerra, fue sentenciada a cinco años en campos de prisioneros. Regresó después a su trabajo en la radio. «Sé que nadie nos cree hoy en día, todos piensan que lo sabíamos todo -dijo en su día- No sabíamos nada, todo se mantuvo bien en secreto».