Alberto Conejero
Alberto Conejero - Alfredo Aguilar

Alberto Conejero terminará «Comedia sin título», de Federico García Lorca

La tarea le ha sido encomendada al dramaturgo jiennense por la Comunidad de Madrid

MadridActualizado:

«Actriz (Entrando, en voz alta): ¡Lorenzo! (En voz baja y temblando) ¡Lorenzo!». Así termina el primer acto de «Comedia sin título», uno de los textos inacabados de Federico García Lorca, y del que únicamente se conserva un manuscrito emborronado de ese mencionado primer acto. El dramaturgo Alberto Conejero (Jaén, 1978) lleva varios años obsesionado, confiesa, con esta obra y su continuación y, gracias al apoyo de la Comunidad de Madrid y de Jaime de los Santos, su director general de promoción cultural, que le encargó la tarea, ha podido liberarse de esa comezón. Conejero está concluyendo la continuación de «Comedia sin título», una de las piezas del «teatro imposible» de Federico García Lorca. La idea es que la obra se lleve a escena dentro del Festival de Otoño a Primavera de 2018 y que el texto sea publicado.

«Más que atrevimiento, es necesidad», asegura Conejero adelantándose a la pregunta lógica que cualquiera le haría: cómo ha reunido valor para acometer esta tarea. «He dudado, claro, pero lo he hecho como un acto de amor», dice el dramaturgo, que logró hace un par de años un gran éxito con «La piedra oscura», obra que gira también en torno al universo de Lorca. Con este encargo, dice, cierra un capítulo de su vida en el que el poeta granadino ha sido su principal faro.

Asegura el dramaturgo que «hay muchos indicios de lo que pudo ser la obra y no fue; hubo una lectura del segundo acto, y existen testimonios de, por ejemplo, Margarita Xirgu». Es la red que le ha permitido acometer la escritura del segundo y el tercer acto de «El sueño de la vida», que era el título que iba a tener la obra. «El primer acto está situado en un teatro -el Español, añade-, y Lorca pensaba situar el segundo en una morgue y el tercero en un cielo lleno de ángeles andaluces. Yo he dejado toda la acción en el teatro; el segundo acto sucede en el foso y el tercero en el paraíso».

Para completar el texto, labor en la que ha tenido «libertad absoluta», no ha hecho «una labor de emulación» ni ha utilizado textos de otras piezas lorquianas. «Tenía la cartografía de la obra, conocía el bosque simbólico lorquiano y la trama, y he sido como un zahorí». Ha contado con una brújula: los versos de «Poeta en Nueva York», libro que llevó a la imprenta en la época en que escribía «Comedia sin título». «Son -dice Conejero- dos textos que dialogan entre sí».

Ha mantenido Alberto Conejero los personajes que aparecen en el primer acto y ha sumado dos más, además de desarrollar profundamente el personaje de La Actriz; «es una mujer dominada por la pasión política, no por las pasiones amorosas». Y es que «El sueño de la vida» es una obra fundamentalmente política y social, «valiente y necesaria en estos tiempos de desigualdad social; Lorca se plantea si tiene sentido seguir haciendo teatro».

Aunque la obra de Lorca está libre de derechos, a Conejero no le gustaría tener en contra a su familia, y espera contar con el beneplácito de Laura García Lorca, con la que, interviene Jaime de los Santos, «esta dirección general mantiene una relación excelente».