«El cojo de Inishmaan»: la isla de las ilusiones
Terele Pávez, Irene Escolar y Ferrán Vilajosana - JAVIER NAVAL

«El cojo de Inishmaan»: la isla de las ilusiones

El Teatro Español estrena la obra de Martin McDonaghy, una comedia negra dirigida por Gerardo Vera

Actualizado:

Inishmaan es una de las tres islas Aran, en la costa oeste de Irlanda. Tiene apenas doscientos habitantes, y es uno de los principales refugios de la cultura popular irlandesa. Allí, en esta isla desamparada, situó el dramaturo Martin McDonaghy su obra «El cojo de Inishmann», estrenada en Londres en 1996. Cuenta el revuelo que se forma en la isla cuando se enteran de que hasta el lugar va a llegar Robert Flaherty, un célebre documentalista, junto un equipo de Hollywood para rodar la película«Man of Aran» (tanto el filme, de 1934, como el director, son reales). Para Billy el cojo, un joven tullido del que todos se ríen, es la oportunidad de salir de allí.

La joven actriz Irene Escolar -último eslabón, por ahora, de la saga Gutiérrez Caba- tiene pasión por el teatro anglosajón, y entre las figuras que admira está el director Michael Grandage. Cuando se enteró que iba a montar «El cojo de Inishmaan» (con Daniel Radcliffe, el Harry Potter cinematográfico) sintió curiosidad por esta obra. Lo leyó e inmediatamente se enamoró del texto y de Helen, uno de sus personajes, así que se lo llevó a Gerardo Vera (con quien trabajó en «Agosto», en el CDN), convencida de que también le atraparía; la única condición era que ella debía estar en el reparto.

A Gerardo Vera le enamoró, efectivamente, el texto, y decidió montarlo: aceptó gustoso que Irene estuviera en el reparto, y lo completó con un grupo de actores -algunos habían trabajado con él; otros no- con un denominador común: «un amor descomunal al teatro». Encabezan el cartel dos ilustres actrices de nuestra escena: Marisa Paredes y Terele Pávez, a las que acompañan, además de Irene Escolar, Enric Benavent. Marcial Álvarez, Teresa Lozano, Ferrán Vilajosana, Adam Jezierski y Ricardo Joven. La versión del texto es de José Luis Collado, y la ficha técnica de la producción se completa con Alejandro Andújar (escenografía y vestuario), Juan Gómez Cornejo (iluminación), Luis Delgado (música original) y Álvaro Luna (videoescena).

Con «El cojo de Inishmaan», Gerardo Vera trabaja por vez primera en el Teatro Español. Apenas cuarenta y ocho horas antes de la primera función, se muestra tranquilo. «No lo he estado hasta hace muy pocos días; tenía todas las dudas del mundo -reconoce-. Pero he visto las fotos que Javier Naval ha hecho en el ensayo, he visto las miradas de los actores y me he quedado tranquilo, porque el alma de los personajes está en ellas».

Enamorado confeso de los actores, -«hay directores que los escuchan, como yo, y directores que tienen ocurrencias»-, Gerardo asegura que el gran valor de esta función es su reparto. «La obra a veces recuerda en algunas cosas a Valle, pero McDonagh vive en la época de Tarantino, y su modernidad supone un desafío para los actores. Pero el reparto lo supera». Y como ejemplo pone a Ferrán Vilajosana, que encarna al joven que da título a la obra. «Es un papel de envergadura en una obra donde todos los personajes tienen entidad. Yo no conocía a Ferrán; vi su prueba grabada, porque no pude estar y la hizo mi ayudante, José Luis Arellano. Fue una prueba torpe, pero brillante. Le hice otra, y le cogí, porque ví algo en él. Cuando hicimos la primera lectura, pensé sin embargo que me había equivocado y que no tenía “cojo”. Pero ha trabajado muchísimo en los ensayos, y fuera de ellos, en silencio, y el milagro se ha producido».