La Bienal de Venecia «paga» su deuda con Castellucci y premia a Liddell
Montaje de «Inferno», de Romeo Castellucci, en claro homenaje al artista Andy Warhol
teatro

La Bienal de Venecia «paga» su deuda con Castellucci y premia a Liddell

Actualizado:

Italia pagó ayer la «deuda» que tenía con el dramaturgo, artista plástico y escenógrafo Romeo Castellucci al entregarle el León de Oro de la Bienal de Venecia, y convirtió a Angélica Liddell en la primera española que recibe el de Plata, en reconocimiento a su «teatro de resistencia».

«Lo primero que debo hacer es mostrar mi gratitud absoluta a Castellucci. Debíamos reparar la deuda que tenemos con uno de los más grandes directores y creadores del teatro contemporáneo. En nombre de Italia le damos el premio y le decimos "gracias, Castellucci"», aseguró en la ceremonia de entrega el presidente de la Bienal, Paolo Baratta.

El director de la sección de teatro, el español Alex Rigola, que esta noche abre el certamen con el estreno de «El policía de las ratas», ha destacado de Castellucci (Cesena, 1960) su afán por crear un nuevo lenguaje escénico, en el que se mezclan el teatro, la música y el arte, y conseguir «la excelencia» para el «estado onírico» o, lo que es lo mismo, «la más bella representación» del hecho escénico.

Ha sido capaz, ha detallado, de representar algo «imposible» como es «el íncubo» y, por eso, y por hacer dudar, por llevar al espectador a mundos paralelos y seguir dedicándose a hacer de Italia, 30 años después de comenzar su carrera, «un referente escénico internacional» merece, ha dicho, el León de Oro.

Castellucci, que dirigió hasta 2005 la sección teatral de la Bienal de la que ahora se ocupa Rigola, ha señalado que recibe este honor como «algo sorpresivo», porque no considera su labor «como algo para tener éxito» sino algo «íntimo», que tiene que ver con el «coraje, la experiencia y el conocimiento».

Teatro de resistencia

Liddell (Figueras, Gerona, 1966), merece el premio, según Rigola, por su capacidad de introducir «el arte de la performance», su «teatro de resistencia», su capacidad de transformar su poesía en un texto que agita el mundo, y cancelar la línea divisoria entre las distintas disciplinas de arte «dándose contínuamente al público».

La dramaturga, actriz y directora de escena, cuyo nombre real es Angélica González, ha asegurado que el León de Plata es «el primer premio» que recoge de todos los que le han dado.

Para ella, que estrenará en Venecia el día 8 «El año de Ricardo», este premio es «importante» porque «cierra un circulo misterioso: escribí «La casa de la fuerza» aquí en un momento en el que mi compañía estaba a punto de desaparecer. Cinco años después vuelvo y recibo el León y se cierra una parte de mi vida», ha explicado.

El festival internacional de teatro que alberga la Bienal de Venecia se creó en 1934, tras los de música (1930) y cine (1932). Con la entrega de los premios da inicio su 42 edición.