Un momento de los ensayos de «Sorolla»
Un momento de los ensayos de «Sorolla» - ABC

El Ballet Nacional se inspira en la «Visión de España» de Sorolla

La compañía que dirige Antonio Najarro presenta su nuevo espectáculo mañana en las Naves del Español

Actualizado:

Los catorce cuadros que componen la serie «Visión de España», pintados por Joaquín Sorolla hace cien años por encargo de la Hispanic Society de Nueva York, han servido de inspiración a Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España, para el nuevo trabajo de la compañía, «Sorolla», que se estrena mañana en las Naves del Español, en el Matadero de Madrid. Como los cuadros, se trata de un viaje por las distintas danzas de España. «Una de las líneas de mi proyecto para la dirección del BNE era la recuperación de nuestro folclore, junto a todos los estilos de nuestra danza. Vi los cuadros de Sorolla y pensé que eran perfectos para mostrar la diversidad de nuestras danzas».

Najarro se ha rodeado para esta creación de un nutrido y llamativo equipo de creadores. Firman la coreografía, junto a él mismo, Arantxa Carmona, Miguel Fuentes y Manuel Liñán; el vestuario es del diseñador francés Nicolás Vaudelet, la música de Juan José Colomer, y la dirección de escena es de Franco Dragone, uno de los creadores del Circo del Sol.

Franco Dragone

«He encontrado en el Ballet Nacional -dice Dragone- una voluntad de modernidad formidable y un poderoso deseo de preservación; acepté embarcarme en el proyecto por la generosidad y los deseos de Antonio de abrir la tradición del flamenco a una perspectiva tan ajena como la mía». «Está haciendo un trabajo magnífico -dice Najarro-, convirtiendo el escenario y el hall del teatro en un lugar mágico». Su labor, explica el director del BNE, es dar coherencia y unidad al espectáculo, compuesto por coreografías muy diferentes. «Visualmente es muy potente, Franco es un gran creador de imágenes».

Tras una introducción inspirada por el cuadro «Cosiendo la vela» (el único que no es de «Visión de España», el espectáculo viaja por las obras de Sorolla y a la vez que por las danzas y rincones de España: Galicia («La romería»), Extremadura («El mercado»), Salamanca («La fiesta del pan»), Andalucía («El encierro»), Guipúzcoa («Los Bolos»), Cataluña («El pescado»), Aragón («La jota»), Elche («El palmeral»), Valencia («Las grupas»), Huelva («La pesca del atún») y Sevilla («Los nazarenos», «Los toreros» y «El baile»). Solo hay un cuadro, de los catorce que componen la serie, que no está incluido en las coreografías: «El concejo del Roncal», dedicado a Navarra. «No sabíamos como bailarlo», reconoce Najarro.

Trabajo intenso

El director del Ballet Nacional asegura que el espectáculo pasa por todos los estilos de la danza española. «Pero no es una modernización; somos muy respetuosos con la tradición, pero dándole un sabor novedoso». Najarro y los dos coreógrafos presentes (Arantxa Carmona y Miguel Fuentes) destacaron la dificultad de las coreografía y el gran trabajo y entrega de los bailarines del Nacional. «El folclore requiere un trabajo físico y muscular muy fuerte y muy distinto, y ellos han hecho un esfuerzo enorme», destacaron.