Tres bolsos para tres iconos
MODA

Tres bolsos para tres iconos

No fueron creados para ellas, pero Grace Kelly, Jackeline Kennedy y Diana de Gales los popularizaron hasta cambiarlos de nombre

MADRID Actualizado:

Apenas habían transcurrido unos meses desde que contrajera matrimonio con Rainiero de Mónaco, cuando los flashes de los paparazzis captaron a Grace Kelly tratando de disimular su embarazo tras un bolso. Una fotografía que protagonizó la portada de la revista 'Life' y que dio la vuelta al mundo lanzando al estrellato a aquel accesorio de Hermés. La casa de marroquinería lo bautizó de inmediato con el apellido de la princesa -'Kelly bag'- en homenaje a la impagable publicidad que le había hecho. Grace sería la primera en recibir dicho honor, pero el tiempo y otros iconos de la moda también lo tendrían.

El 'Kelly bag' no fue ideado para princesas, sino para jinetes. Robert Dumas, yerno de Émile Hermès, diseñó el icónico bolso en la década de los 30 para transportar accesorios ecuestres y bajo el nombre de 'Sac à dépêches'. Con el tiempo se hizo una versión más pequeña para mujeres y poco a poco se fue transformando hasta el diseño trapezoidal que llegó a manos de Grace Kelly en 1956. Más de medio siglo después sigue siendo un clásico de la moda, que solo puede adquirirse ingresando en una lista de espera y tras abonar unos cuantos miles de euros (entre 4.000 y 25.000).

Otro icono de la moda que pudo presumir de dar nombre a otro bolso fue Jackeline Kennedy. La esposa de Kennedy, primero, y de Onassis después, hizo famoso un diseño de la casa Gucci en 1972. A día de hoy, este modelo aún se le conoce como 'Jackie'. La primera dama, cuya elegancia y glamour traspasa épocas, confesó en varias ocasiones que era uno de sus predilectos y así lo presumió en multitud de ocasiones. De ahí que la casa italiana lo bautizara con su nombre. Creado por primera vez en los años 50, este accesorio de lujo se caracteriza por estar diseñado en piel y con los bordes redondeados. Temporada tras temporada, la firma no deja pasar la ocasión para reinventar el modelo, aunque, eso sí, el precio no lo hace: por encima de los 1.000 euros.

Un clásico

Con ese mismo precio 'económico' se vende el mítico 'Lady Dior'. El bolso fue un obsequio de la primera dama francesa, Bernadette Chirac, a Diana de Gales cuando esta viajó, en 1995, a París con motivo de una exposición de Cèzanne que tuvo lugar ese año en la ciudad de la luz. Después se convirtió en un éxito absoluto y en un clásico del lujo. Acolchado, pequeño y con las iniciales de la casa, son las señas de identidad del 'Lady Dior', antiguamente 'Chouchou'.

Tres bolsos para tres iconos. Grace, Jackeline y Diana fueron inspiración para la moda de su época, pero el tiempo ha dejado constancia de que su estilo traspasa generaciones.