Terfel: «La música contemporánea trae nuevas audiencias a la ópera»
Bryn Terfel, en un momento de «Tosca» - ABC

Terfel: «La música contemporánea trae nuevas audiencias a la ópera»

El barítono interpreta estos días el papel de Scarpia en la «Tosca» del Palau de Les Arts de Valencia

VALENCIA Actualizado:

A pesar de ser uno de los más brillantes bajo barítonos de la última década, a Bryn Terfel el estrellato no le ha alterado un ápice la campechana y risueña personalidad galesa en la que fue educado. Hijo de un granjero y una profesora de niños discapacitados, este cantante de 46 años llegó tarde al mundo de la ópera (a los 17 años no sabía todavía quién era Plácido Domingo), pero cuando lo hizo fue para dejar huella. Recién llegado de interpretar a Wotan en en una impactante producción de «Die Walküre» en el Metropolitan de Nueva York que ha acarreado a Robert Lepage tanto elogios como críticas furibundas, Terfel cambia el registro wagneriano por el verista de Puccini para ponerse en el papel de Scarpia en una nueva «Tosca» de Jean-Louis Grinda, dirigida por Zubin Mehta, que servirá para inaugurar el IV Festival del Mediterráneo del Palau de les Arts.

No es la primera vez que Terfel coincide con el director de escena monegasco. Ya trabajaron juntos en Montecarlo con motivo de un «Falstaff

»

«Tosca» que se acaba de estrenar en Valencia

comparte escenario con ellos Marcelo Álvarez como Cavaradossi. «

Problemas de calendario

El estreno de «Tosca» supone un acontecimiento adicional para los melómanos españoles, ya que Terfel no suele prodigarse por España. «No hay otra razón que los problemas de calendario –explica el cantante a ABCD-. Mi agenda siempre se cierra con mucha antelación. Si eres pescador, te levantas pronto por la mañana para poder pescar, y en este momento en el Metropolitan hay muy buenos pescadores (ríe). Desde que debuté allí me han contratado prácticamente todos los años». Terfel insinúa sin embargo el comienzo de una larga relación con nuestro país. Además de su próximo debut operístico en el Teatro Real de Madrid, donde posiblemente cante «Falstaff», «he hablado con la intendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt, para participar algún día en "Los maestros cantores de Nüremberg”. Espero que alguna vez saquen la energía para hacer una ópera de seis horas», apunta.

Debut en el Teatro Real

Sobre el director artístico del Real, Gerard Mortier, y su controvertida apuesta por producciones contemporáneas en detrimento de las de repertorio clásico, Terfel, de nuevo, solo tiene buenas palabras. «Creo que en el Real ya conocían cuál era la manera de hacer las cosas de Mortier cuando le contrataron. Ya se saben cómo eran sus temporadas en Bruselas, en Salzburgo y en Nueva York», apostilla el barítono. «No hay nada malo que pueda decir de él, porque Mortier es el hombre al que le debo mi carrera. Me escuchó cantando “La flauta mágica” de Mozart en Bruselas en 1991, y a partir de ahí me dio la llave de oro para los siguientes diez años. Cuando ya estaba en Salzburgo, me ofreció los papeles Fígaro, Leporello, Salomé… me incluyó en sus mayores éxitos. Volviendo al tema del Real, Mortier siempre querrá llevar a cabo cosas distintas, pero todos los directores artísticos lo están haciendo ya. Creo que los compositores contemporáneos traen nuevas audiencias, y aunque a veces este tipo de producciones separen las aguas del público como lo hiciera Moisés, en el fondo ayudan a generar nuevas olas de interés hacia la ópera».