Ziryab, el iraquí del siglo VIII al que admiraba Paco de Lucía

Este domingo se rinde un homenaje al precursor de la guitarra flamenca en el Ateneo de Madrid

Actualizado:

Es bien sabido que las grandes cunas flamencas fueron morerías en los tiempos de reubicación de los moriscos durante el siglo anterior a su expulsión. El nombre de algunos palos del flamenco procede de etimologías árabes, como los fandangos, y de hecho la palabra flamenco viene del árabe «fellah mengu», cuya traducción significa «campesino huido». Y es que aquellos herederos de la cultura andalusí compartieron clandestinidad con los gitanos, primero con los procedentes de África del Norte y después con los cíngaros, forjando un intercambio cultural que dio como fruto lo que a partir de finales del siglo XVIII se dio a conocer como flamenco.

En esta historia hubo un personaje esencial, al que Paco de Lucía admiraba profundamente (y al que dedicó uno de sus discos y una de sus piezas más estremecedoras): el iraquí Abu al Asan Ali ibn Nafeh (789, Mosul, Irak - 857 Córdoba). Conocido en su tiempo como Ziryab «mirlo negro», llegó a Córdoba en el año 822 y allí fue recibido y patrocinado por Abd-el- Rahman II, emir de la dinastía de los omeyas.

Ziryab, que había hecho largos viajes para descubrir nuevas culturas, había visitado la tierra de Shind (Pakistán) para aprender el estilo Sindhi y fusionarlo con la música persa. A su llegada a Córdoba trajo consigo no solo estos innovadores conocimientos, sino también nuevos métodos de enseñanza musical y nuevos instrumentos, en especial el laúd con una cuerda añadida. Es decir, el antepasado de la guitarra española. Además, también se le adjudica la sustitución del plectro de madera por otro fabricado con la garra de un ave rapaz, precedente de la púa moderna. Y no solo eso: al margen de la música se le atribuyen introducciones culturales y gastronómicas tan importantes como las albóndigas, los espárragos o incluso la costumbre de tomar un chupito digestivo tras las comidas copiosas.

En 1990. años después de conocer a esta esencial figura de la historia musical, Paco de Lucía y su sexteto grabaron, en colaboración con el pianista Chick Corea y el también guitarrista Manolo Sanlúcar, el disco «Zyryab».

Este domingo 24 de febrero, el Ateneo de Madrid celebra el «V Encuentro con el Maestro Paco de Lucía: Ziryab, el árabe flamenco», en el que se rendirá homenaje a ambos maestros con varias propuestas. Se ofrecerá un espectáculo musical flamenco para todos los públicos y se presentará «El amor es como el mar», una antología colectiva internacional poética y narrativa de 77 autores, dirigida por María Victoria Caro Bernal, con fines solidarios hacia el Campo de Refugiados Palestinos de Rafah, en la Franja de Gaza, Palestina. Además se proyectrá el cortometraje: «Gaza. Una mirada a los ojos de la barbarie» (galardonado recientemente con el Goya al Mejor Cortometraje Documental 2019) y un documental sobre Paco de Lucía.

Domingo 24 de febrero de 2019 a las 11:00

Salón de Actos del ATENEO DE MADRID

Calle del Prado, 21 - Metro Antón Martín

Entrada general sin numerar: 10 €

Socios del Ateneo de Madrid: 8 €

Venta exclusiva por Internet en EVENTBRITE - www.eventbrite.es