Una escena de «Master Chez»
Una escena de «Master Chez» - Javier del Real

La Zarzuela se mete en la cocina con «Master Chez»

La producción, que lleva la firma de Enrique Viana, está dirigida a niños de entre seis y doce años

MadridActualizado:

No es tarea fácil llevar la zarzuela al público joven y, mucho menos, a los niños. Pero en ello está empeñado el director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco, al que un día en que se encontraba cenando en casa de unos amigos, al comprobar cómo los niños seguían con atención y arrobo el concurso televisivo «Master Chef Junior». se le encendió la lucecita. «No sabía cómo -relata-, pero pensé en que teníamos que inspirarnos en el programa para llevar la zarzuela a los niños».

Bianco buscó entonces la complicidad de Enrique Viana, antiguo tenor y actualmente un imaginativo y excéntrico escritor y director de escena, además de reconocido y amante «zarzuelero». Él mismo explica que «la zarzuela me ha hecho feliz», y cuenta que desde los seis años (ahora tiene cincuenta y ocho) ha visto todas las zarzuelas ofrecidas en este teatro. «De niño, sentado en un palco proscenio, rezaba para estar en este teatro algún día».

Le ha costado, dice, pero aquí está, y con «Master Chez» (con Z de zarzuela, dice Bianco), quiere conseguir llevar a los niños la felicidad que él tuvo de pequeño. Cuando Bianco le propuso la idea, reconoce, le espantó, «porque yo no veo la televisión». No había visto, por tanto, el concurso televisivo (también le horroriza, asegura, cualquier competencia). Lo buscó en Youtube, y su horror se acrecentó. «El programa me parece maltrato infantil».

Aun así se puso manos a la obra, con el recuerdo de las tardes de los jueves en el teatro. Buscó como hincarle el diente al asunto, y descubrió que los índices de colesterol infantil eran muy altos. Los frutos secos son enemigos del colesterol, así que decidió convertirlos en protagonistas del espectáculo.

«Master Chez» está pensado para niños de entre 6 y 12 años. En la obra, varios niños escogidos de entre el público tienen que hacer un bocadillo. Les ayudan los frutos secos: la almendra, el cacahuete y la nuez; les juzgan la Amistad, el Deporte y el Estudio, y la maestra de ceremonias es Doña Salud, una profesora a la que de vez en cuando se le va la cabeza.

Todo ello lo ha trufado Enrique Viana con fragmentos de zarzuelas. «He buscado aquellos más adecuados para los niños, los más alegres y pegadizos, queriendo que les ayuden como a mí me ayudaron en su momento». Entre los autores, Chueca, Moreno Torroba, Fernández-Caballero, Sorozábal, López Torregrosa o Valverde.

Viana ha respetado la música, pero además de escribir la historia ha cambiado las letras de las romanzas y dúos para adecuarlas al espectáculo y al público.

Los intérpretes son la actriz-cantante Gurutze Beitia (Doña Salud), la soprano Irene Palazón (la amistad), el tenor Yauci Yanes (el estudio), el barítono David Oller (el deporte) y los actores Álex Parra (la almendra), Luis Maesso (el cacahuete) y Rafael Delgado (la nuez).

Carlos Chamorro dirige a la Orquesta de la Comunidad de Madrid. Montse Colomé firma el movimiento escénico, y Viana se ha encargado también de la dirección de escena, la escenografía y el vestuario.

El espectáculo se ha ofrecido en cuatro funciones escolares en la Universidad Carlos III de Leganés, donde mañana sábado se brindará una función abierta al público general. Bianco confiesa que tiene la intención de ofrecerlo en un futuro en el propio teatro de la Zarzuela.