Tina Turner
Tina Turner - ABC

¿Qué fue de Tina Turner?

La cantante se cansó de «cantar y hacer feliz a la gente», y ahora vive retirada en una mansión de Suiza

Actualizado:

Anna Mae Bullock (Nutbush, Tennessee, 26 de noviembre de 1939) logró el éxito muy joven, pero sus primeros años de fama fueron también los peores de su vida, al verse obligada a compartirlos con su peor enemigo, Ike Turner, un brutal maltratador que le rompió varios huesos antes de armarse de valor para dejarle plantado, un feliz día de 1976. Entonces ella tenía 37 años, una edad «delicada» para las mujeres en el mercado discográfico. Y aunque le costó algunos años se reinventó, vaya si reinventó. De hecho nunca fue tan popular como en sus cuarenta y tantos, cuando la década de los ochenta la erigió como la nueva reina madre del pop.

Turner, en una fiesta en la discoteca madrileña Joy Eslava
Turner, en una fiesta en la discoteca madrileña Joy Eslava - ABC

Desde el lanzamiento del single que cambió su trayectoria, What's Love Got to Do with It", sus números y reconocimientos en el mundo del espectáculo se volvieron casi imbatibles: vendió casi 200 millones de álbumes en todo el mundo, ganó ocho premios Grammy, le fue otorgado el Kennedy Center Honors (el más alto honor artístico en Estados Unidos, entregado desde 1978 por el gobierno de turno a cinco artistas de diferentes disciplinas escénicas) y hasta logró convertirse en una actriz de éxito, con un inolvidable papel en la segunda parte de la saga «Mad Max».

Parecía imposible que pudiéramos olvidar fácilmente a la artista que inspiró la mejor imitación internacional de Millán Salcedo, pero lo hicimos. En los noventa su repercusión mediática se redujo dramáticamente ante el empuje de nuevas cantantes de pop de baile, y empezó a parecer que no se la echaba de menos. Pero en 1999 lanzó el álbum «Twenty Four Seven» y obtuvo un considerable éxito a ambos lados del Atlántico, alcanzado el multiplatino en varios países. Sin embargo, ella empezaba a aburrirse. Y solo unos meses después, en febrero de 2000, anunció que se retiraba de los estudios y los escenarios a la edad de 61 años.

Ya no volvería a grabar discos, pero en 2008 se desdijo de sus palabras de retiro actuando en una gala de los Premios Grammy en un más que memorable dueto en directo con Beyoncé. La pegada que tuvo aquella actuación, más el pelotazo mediático de la entrevista que le hizo Oprah Winfrey semanas después, hizo que Tina Turner volviera a salir de gira a punto de cumplir 69 años, aprovechando además que su carrera musical cumplía cinco décadas. Su «Tina! 50th Anniversary Tour» fue un gran éxito y ella demostró mantener una forma física espectacular. Pero tal como ha explicado en una reciente entrevista con The New York Times, cada vez que subía al escenario tenía la cabeza en otra parte, en concreto en su mansión de Suiza, y en cómo decorarla.

Tina, con su marido Erwin Bach
Tina, con su marido Erwin Bach - ABC

Tina vive desde 1995 en el país alpino, en una mansión cuya puerta principal exhibe un cartel que dice: «No se le ocurra molestar a Tina Turner antes del mediodía». La propiedad, llamada Chateau Algonquin, está ubicada en la localidad de Kusnacht (Zurich), cuenta con 5.500 metros cuadraros frente a un precioso lago, y alberga todo tipo de elementos decorativos tanto dentro como fuera de la casa, incluyendo enormes esculturas de animales, mobiliario al estilo Luis XIV, piezas arqueológicas egipcias y precolombinas e incluso una amatista gigante plantada en mitad de su piscina.

Allí, mientras proyectos basados en su vida como «Tina: The Tina Turner Musical» arrasan en ciudades como Londres o Hamburgo (este otoño se presentará en Broadway), pasa sus días junto a su marido Erwin Bach, un empresario de la industria de la música dieciseis años menor que ella, que la quiere y la mima todo lo que necesita y más desde 1986, el año en que empezaron a salir. Cuando ella enfermó y necesitó un trasplante urgente de riñón a finales de 2016, él se lo dio. En 2013 se casaron y ella adquirió la nacionalidad suiza, a la vez que renunció a la estadounidense. Justo ese año anunció su, esta vez sí, retirada total del oficio de cantante. «Me cansé de cantar y de hacer feliz a todo el mundo», dice la artista, que en un día normal desayuna lo que prepara su mayordomo, sale de compras, se toma unas pintas de cerveza y vuelve para disfrutar del calor del hogar junto a su marido y su hijo Ronnie, que la visita muy a menudo. En esta tercera etapa de su vida sólo le ha sobrevenido una tragedia, pero que resultó ser la peor imaginable: la muerte de su otro hijo Raymond Craig, que se suicidó en julio de 2018. «Todavía no sé qué fue lo que lo llevó al abismo», dijo la artista rota de dolor.

Al margen de aquella desgracia, ahora es ella la que vive feliz, con un marido que la adora, y con una libertad que le permite dar rienda suelta a su obsesión con la decoración, su gran pasión al margen de la música. Ya sólo necesita ser simplemente Anna Mae.

Turner en una foto tomada en el Oktoberfest de 2014
Turner en una foto tomada en el Oktoberfest de 2014 - ABC