TIEMPO DE JÓVENES

JOSÉ LUIS GARCÍA DEL BUSTO/
Actualizado:

Coinciden ahora, como en aluvión, actividades musicales protagonizadas por jóvenes a las que da gusto referirse, y no por adoptar postura paternalista alguna, sino porque se trata de propuestas de alta calidad e interés desde el punto de vista musical y crítico. Así, mañana se dilucidarán los ganadores del Concurso Internacional Joaquín Rodrigo 2004 en las modalidades de Piano y Violín: seis jovencísimos solistas (tres españoles, un francés, un griego y una lituana), junto a la Orquesta Sinfónica de RTVE, se las verán con los Conciertos de piano y de violín del maestro Rodrigo y, a buen seguro, demostrarán -en sesión abierta al público- el alto nivel del que me habla admirativamente un jurado.

Pero la misma Orquesta de RTVE, que ofreció la semana pasada el último concierto de su temporada regular, tras ésta colaboración con el Concurso Rodrigo emprenderá, por cuarta temporada consecutiva, un «Ciclo de Jóvenes Músicos» cuyo cartel rezuma atractivos, por vario y «refrescante»: obras españolas del remoto ayer -«Ensaladas» del genial Mateo Flecha- y de hoy mismo -Zárate, Franco, Del Puerto-, sin voces intermedias, alternan con grandes clásicos -Banchieri, Bach, Mozart, Chaikovski, Lalo, Mahler, Prokofief, Copland- y con otros nombres del repertorio moderno interesantísimos e infrecuentes, como Mossolov, Ives, Dallapiccola, Takemitsu o Adams, más el toque «exótico» de un concierto de música tradicional hindú. Poniendo de relieve la voluntad de servir de trampolín a jóvenes intérpretes de nuestro panorama concertístico, el programa abunda en obras con papeles solistas en los que van a lucir desde «jóvenes maestros» ya bien contrastados hasta la benjamina del cartel, Georgina Sánchez Torres, violonchelista que nos deslumbró en la última edición del Concurso Intercentros de alumnos de Conservatorios españoles.

Igualmente está en puertas el Festival de Orquestas Jóvenes de Murcia, que este año ofrece ya su vigésima tercera edición. Y la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE), celebrando su vigésimo aniversario, acaba de editar y presentar un espléndido volumen en el que se resume la fértil actividad desplegada en esos cuatro lustros.

Siempre debería ser tiempo de jóvenes, pero el tiempo acostumbra a ser racheado y, desde luego, ahora estamos en racha. Bienvenida.