Una escena de «La Calisto»
Una escena de «La Calisto» - Wilfried Hösl

El Teatro Real abraza la mitología

El coliseo explora las relaciones entre la ópera y los mitos en la temporada 2018-19, que acaba de presentar

MadridActualizado:

Con la sonrisa todavía dibujada en su cara después de haber recibido ayer en Londres el International Opera Award a la mejor producción por «Billy Budd», los responsables del Teatro Real presentaron ayer la temporada 2018/19, «la mejor que ha tenido este teatro», según palabras de su presidente, Gregorio Marañón. El director artístico, Joan Matabosch, aprovechó el tirón de los citados galardones para reforzar lo que él denominó «un modelo de temporada»: los galardonados con el premio a mejor cantante masculino y femenino, Piotr Beczała y Malin Byström, así como el de mejor escenógrafo, Paul Steinberg, estarán la próxima temporada en Madrid. A ello hay que sumar, por proximidad, el premio a toda una vida recibido por Teresa Berganza.

Cuatro son, según Matabosch, los pilares que convierten la temporada 2018/19 en modélica: «la aportación de siete óperas al repertorio del Teatro Real; la nómina de artistas de primer nivel; el estreno de diez nuevas producciones; y el liderazgo del teatro en las coproducciones internacionales, que se traducirá en que siete de los diez montajes coproducidos verán la luz en Madrid».  La temporada cuenta con un hilo conductor que abraza muchos de sus títulos: la mitología, y presenta un hecho tan feliz como insólito: dos de las óperas programadas han sido escritas por una mujer.

Quince óperas

De las cifras se encargó el director general del teatro, Ignacio García Belenguer, que cuantificó el presupuesto en 30,2 millones de euros, a los que contribuirán ciento veinte patrocinadores. Se ofrecerán 244 funciones (115 de ópera, 17 de danza y 6 recitales), además de 60 actividades gratuitas. «Seguirá –dijo– la apuesta por la incorporación del público joven, para el que se ofrecerán 200 abonos con descuentos de hasta el 80 por ciento». También seguirá la apuesta por la tecnología y las redes sociales, que tan buen resultado, aseguran en el teatro, les están dando. «La pasada temporada –dijo García Belenguer–, la transmisión de “Madama Butterfly” por Facebook Live fue seguida por 1,2 millones de personas».

«Das Rheingold»
«Das Rheingold» - Antoni Bofill

En lo artístico, se ofrecerán quince títulos operísticos, cinco veladas de danza y seis recitales, amén de los espectáculos incluídos en el programa El Real Junior. Joan Matabosch no dudó en señalar una de las producciones por encima de las demás: «La Calisto», de Francesco Cavalli. «Es un acontecimiento mayúsculo –afirmó–, ya que es el estreno en Madrid de una ópera de este compositor. “La Calisto” es un ejemplo de ópera veneciana del siglo XVII, y una obra de un atrevimiento y modernidad insólitos». Esta obra se presentará en una producción dirigida por David Alden y la batuta de Ivor Bolton (que ha prorrogado su contrato como director musical del teatro hasta 2023.

Otra de las batutas destacadas en la próxima temporada será la del granadino Pablo Heras-Casado –principal director invitado del Real–, que con la dirección de «Das Rheingold» iniciará la interpretación de la Tetralogía wagneriana, que se ofrecerá a lo largo de los cuatro próximos cursos en una producción de la Ópera de Colonia que se presentó en en Liceo barcelonés hace cuatro años y que dirigio Robert Carsen (que también se encargará de «Idomeneo»).

También destaca el estreno en el Teatro Real de «Capriccio», una ópera en la que Richard Strauss reflexionó sobre la propia ópera. Asher Fisch, uno de los mayores expertos en la obra del compositor alemán, será el director musical, y Christof Loy el director de escena.

Rarezas

Las «rarezas» a que tiene acostumbrado Matabosch al público madrileño están presentes también en la temporada. Pueden considerarse así «Only the sound remains», una ópera de Kaija Saariaho, y que sigue la línea del teatro noh japonés; «Com que voz», en la que su autor, Stefano Gervasoni, mezcla el fado portugués con las músicas electrónica y sinfónica; el estreno absoluto de «Je suis narcissiste», de Raquel García Tomás; y «La peste», de Roberto Gerhard.

El resto de las óperas pertenecen al repertorio; algunas de ellas más habituales, como «Faust», de Gounod; «Turandot», de Puccini; y las verdianas «Falstaff» e «Il trovatore»; y otras no tan frecuentes, como «Idomeneo», de Mozart; «Dido & Aeneas», de Purcell; «Agrippina», de Händel; y «Giovanna d’Arco», de Verdi. Estas dos últimas se ofrecerán en versión de concierto.

«Dido & Aeneas»
«Dido & Aeneas»

Entre los nombres propios destacan, además de los citados, las batutas de Nacho de Paz, Nicola Luisotti, Daniele Rustioni, Juanjo Mena, Maurizio Benini y James Conlon. Las direcciones de escena estarán en manos de nombres como Àlex Ollé (La Fura dels Baus), Peter Sellars, Robert Wilson, Sasha Waltz, Laurent Pelly o Francisco Negrín.

El capítulo de voces está encabezado por Plácido Domingo («Giovanna d’Arco»). Sobresalen también Piotr Beczala y Marina Rebeka («Faust»), Philippe Jaroussky («Only the sound remains»), Cristina Branco («Com que voz»), Nina Stemme, Irene Theorin y Gregory Kunde («Turandot»), Greer Grimsley y Sarah Connolly («Das Rheingold»), Eric Cutler y Eleonora Buratto («Idomeneo»), Louise Alder, Tim Mead y Xabier Sabata («La Calisto»), Marie-Claude Chappuix («Dido & Aeneas»), Nicola Alaimo, Rebecca Evans, Daniela Barcellona y Joel Prieto («Falstaff»), Joyce DiDonato y Franco Fagioli («Agrippina»), Malin Byström («Capriccio»), María Agresta y Francesco Meli («Il Trovatore») y Michel Fabiano («Giovanna d’Arco»). Además, ofrecerán recitales Mariella Devia, Max Emanuel Cencic, Bryn Terfel (que debuta en el Teatro Real), José Bros, Matthias Goerne y Sonya Yoncheva.

El capítulo de danza lo integran cuatro compañías: el Ballett am Rhein Düsseldorf Duisburg, con «Un Réquiem Alemán»); la Compañía Nacional de Danza («Cascanueces»), el Ballet de la Ópera de París, con un programa dedicado a Balanchine y Robbins; y el ballet de Víctor Ullate, que celebrará su trigésimo aniversario.