Suspiros de España

Por OVIDIO GARCÍA PRADA
Actualizado:

«En España estamos tan metidos en las cosas de la pequeña política que no nos hemos percatado de la transcendencia de que un Festival como éste se dedique a la música española. Yo creo que España tendría que haberse volcado aquí». Así se expresaba Cristóbal Halffter en el parque del palacio de Salzau antes de su primer concierto público con la joven y multinacional Orquesta del Festival de Schleswig-Holstein. Con la presencia programada de cuatro orquestas sinfónicas españolas, un selecta representación de conjuntos de música de cámara y un numeroso grupo de solistas de relevancia internacional, lamentaba él, que la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE) se presentase con un programa relativamente convencional y dirigida por un norteamericano, por respetable que sea Gunther Schuller. La prestigiosa revista musical alemana Fonoforum le dedica en su número de agosto un largo artículo muy elogioso, titulado «El español prusiano». Su historial en el Festival norteño-alemán se remonta a las primeras ediciones en los años 80. En ésta, y en el marco de la «Academia orquestal», de la que él ha sido uno de los tres directores en residencia, estudió con la joven Orquesta del Festival dos obras suyas («Odradek» y «Halfbéniz») y otras dos piezas de inspiración o factura hispanas: «Don Juan», de Richard Strauss, y «Noches en los jardines de España», de Falla, con el argentino Homero Francesch como solista. El subsiguiente concierto público, electrizante, fue repetido dos días después en Berlín. Jornadas antes, el Cuarteto Vermeer había estrenado en la localidad de Niebüll su «Cuarteto de cuerda n° 6», una composición de 26 minutos en un sólo tiempo, obra encargo del Festival. Es una pieza muy abstracta, dura, agresiva y con un gran espectro dinámico, pero también muy equilibrada en su estructura, con un expresionismo profundamentamente sensible y gran virtuosismo.

El Festival realizó conjuntamente con la Orquesta NDR un segundo encargo a un autor novel. El gaditano José María Sánchez Verdú reside actualmente en Berlín y es probablemente el compositor español joven más conocido en Alemania. Su pieza «Taqsim1», estrenada en Itzehoe y al día siguiente en el auditorio de Kiel, bajo la dirección del catalán Josep Pons, tiene distinta factura y fuente de inspiración. Es una obra sinfónica para gran orquesta y, como su título, se remite a la tradición musical medieval árabe-magrebí.