Miguel Ríos ayer durante el concierto en Madrid
Miguel Ríos ayer durante el concierto en Madrid - JOSÉ RAMÓN LADRA

El rock de Miguel Ríos renace sobre las tablas del Real

El público del Teatro Real de Madrid dio la bienvenida a la breve pero intensa gira del cantante granadino que reafirmó que «los viejos rockeros nuca mueren»

Actualizado:

Fue Miguel Ríos quien acuñó esa frase, quizá ya algo manida, de que «los viejos rockeros nunca mueren». Algo que anoche dejó claro sobre las tablas del Teatro Real de Madrid, donde dio el pistoletazo de salida a su nueva (y breve) gira «Symphonic Ríos».

El artista granadino hizo las delicias de un público que le ovacionó desde los primeros acordes de «Historias de carretera»; y al que llegó a levantar de las butacas del templo de la ópera para bailar al ritmo del rock and roll. Fueron dos horas de música durante las que Ríos, acompañado por la orquesta sinfónica Ciudad de Granada y por su banda, Los Black Betty Boys, llevó de la mano a los asistentes a lo largo de una dilatada carrera que ya ha superado el medio siglo.

Durante la actuación, el público pudo redescubrir los grandes éxitos del artista gracias al esfuerzo de la orquesta dirigida por el maestro Carlos Checa, que dotó a las canciones de nuevos y ricos matices; pero sin traicionar por un momento el espíritu clásico de la música rockera de Ríos. De esta forma, entre las paredes del Real resonaron grandes clásicos de la música española como «Bienevenidos» o «El blues del autobús», pero también temas menos conocidos como «Reina de la noche».

Por otra parte, el intérprete tuvo tiempo para realizar alguna reivindicación. Primero recordó el problema de la inmigración antes de interpretar «En la frontera»; para después hacer referencia a la importancia de la igualdad entre hombres y mujeres.