Aerosmith, el jueves durante su actuación en Madrid
Aerosmith, el jueves durante su actuación en Madrid - EFE

El rock, más allá de la jubilación

De Aerosmith a Status Quo pasando por Elton John o Brian Ferry, el verano viene cargado de clásicos añejos

BARCELONAActualizado:

Sostiene Charles Aznavour, crooner de largo recorrido que a sus 93 años sigue abrazando el escenario como si de un jovenzuelo alocado se tratase, que la jubilación es la antesala de la muerte, máxima que deben compartir todos aquellos músicos que, haciendo oídos sordos a las elementales leyes de la fisiología, han convertido las giras y los conciertos en su modus vivendi superada la barrera de los 65.

Atrás quedan las máximas superlativas -ya saben: vive deprisa, muere joven y deja un bonito cadáver- que durante años alimentaron la mitología del rock and roll, un género ya sexagenario que empieza a atisbar su crepúsculo con algunos de sus más ilustres representantes apurando tragos en directo.

Una operación de riesgo, como evidenció la repentina cancelación de las actuaciones en España de Tony Bennett (91 años), quien se quedó sin voz poco antes de estrenarse en el Festival Jardins de Pedralbes, que, sin embargo, permite al rock y al pop seguir rentabilizando su tercera edad. El jueves, sin ir más lejos, coincidieron en Madrid y Barcelona Aerosmith y Status Quo, supervivientes el hard-rock y el boggie con más de cuatro décadas de trayectoria que, cada uno a su manera, ilustran a la perfección cómo encarar el peso (y, ya puestos, también el paso) del tiempo.

Status Quo, el jueves en el Liceu de Barcelona
Status Quo, el jueves en el Liceu de Barcelona - EFE

Los primeros, que el domingo repiten en Santa Coloma (Barcelona) en un festival que también tiene como reclamos a Deep Purple y Alice Cooper, coqueteando con el socorrido reclamo de la gira de despedida; los segundos, diezmados después de perder el pasado mes de diciembre al guitarrista Rick Parfitt, renunciando a la electricidad y abrazando la calma acústica.

La marca a batir, está claro, siguen siendo The Rolling Stones, incombustibles septuagenarios que en septiembre volverán a exprimir su catálogo de blues-rock grasiento, pero a la espera de que Mick Jagger y Keith Richards demuestren que 73 años no son (casi) nada, el verano se muestra generoso en veteranía y longevidad. Así, después de ver pasar por el Azkena Rock al fogoso John Fogerty (72 años), cabecilla de Creedence Clearwater Revival; y de reencontrarse con el country forajido de Kris Kristofferson (81 años) en Pedralbes, el calendario se convierte en una barra libre de estrellas de los sesenta y los setenta por la que desfilarán Franco Battiatto (72), Umberto Tozzi (65 años), Bryan Ferry (71 años) o un rejuvenecido Sting (65 años).

El compinche de Bruce Springsteen en la E Street Band,Steve Van Zandt (66 años), también se suma a un desfile en el que Brian Wilson (75 años), malogrado líder de los Beach Boys, seguirá apurando el 50 aniversario de «Pet Sounds». Tampoco faltarán Roger Hodgson (67 años), un habitual en el circuito estival español gracias a un cancionero compuesto casi exclusiva por los clásicos de Supertramp, ni Elton John (70 años), de regreso con una nueva gira articulada, cómo no, alrededor de sus grandes y cada vez mas añejos éxitos.