Rihanna, un icono más allá de la música en Barcelona

La cantante de Barbados actuará el 21 de julio en el Palau Sant Jordi, dentro de su «Anti World Tour»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cuesta creer que ese aspecto espectacular que presenta corresponde efectivamente a una edad juvenil y no (solo) a unos cuidados intensivos de belleza. Pero es que Robyn Rihanna Fenty tiene solo 28 años, a pesar de que lleva más de un decenio en el Olimpo de las diosas del pop. Al fin y al cabo, era apenas una adolescente cuando abandonó su dura vida en la isla de Barbados, en la ciudad de Saint Michael, con un padre alcohólico y con propensión a la violencia de género, y maravilló primero al productor Evan Rogers y después a los directivos del sello Def Jam, incluido el rapero Jay Z.

Así se encaramó al trampolín desde el que daría el salto al estrellato. Tenía 17 años cuando en 2005 obtuvo su primer éxito, «Pon de Replay», y desde ese momento no hizo sino subir cada vez más alto hasta convertirse en un icono no solo de la música, sino también de la moda: sus continuos cambios de imagen son legendarios, y ha presentado sus propias líneas de ropa. La plataforma Spotify la nombró la artista femenina más escuchada de todos los tiempos, y en la última lista «Forbes» referida a las celebridades que más dinero ganan, se encuentra en el puesto número 13. Además de su labor musical, tiene acuerdos de patrocinio con firmas como Samsung, Dior y Puma.

Mañana llega a Barcelona, al Palau Sant Jordi, en la que es su única parada española. El motivo del viaje es su «Anti World Tour», con el que presenta su séptimo trabajo discográfico, y cuyo más triste capítulo fue la cancelación del concierto previsto en Niza justo un día después del terrible atentado. De hecho, se encontraba cenando en un lugar cercano al de la tragedia.

La gira comenzó el pasado 12 de marzo en Jacksonville (Florida, EE.UU.), y desembarcó en Europa el 17 de junio, en Amsterdam. Uno de sus momentos más llamativos es cuando camina sobre el público desde una plataforma de cristal, ofreciendo, como es de imaginar, una perspectiva bastante sensual. Cambios de vestuario y equipo de bailarines forman parte indisoluble de un gran espectáculo en el que se oirán éxitos como «Umbrella», «Work», «Diamonds», «Stay»...