DANIEL G. LÓPEZ  Carlos Chausson y otros solistas, durante un momento de los ensayos
DANIEL G. LÓPEZ Carlos Chausson y otros solistas, durante un momento de los ensayos

Los Reyes celebraron, junto al mundo de la cultura, los 150 años del Teatro de la Zarzuela

El Teatro de la Zarzuela se vistió ayer de largo para celebrar sus primeros 150 años, acto que contó con la presencia de Sus Majestades los Reyes. Para homenajearlo se han venido celebrando estos

SUSANA GAVIÑA. MADRID.
Actualizado:

El Teatro de la Zarzuela se vistió ayer de largo para celebrar sus primeros 150 años, acto que contó con la presencia de Sus Majestades los Reyes. Para homenajearlo se han venido celebrando estos meses diversos actos como la colocación de una placa en su entrada, y la de un busto de Alfredo Kraus (que debutó en él en 1956 cantantado «Doña Francisquita») en el piso superior; la publicación de un libro sobre su historia, a cargo del director del Museo Nacional del Teatro, Andrés Peláez, o la edición de dos grabaciones, con la colaboración de la SGAE: una compuesta de cuatro discos -dos de ópera y dos de zarzuela- con registros inéditos, y otro con interpretaciones de cantantes actuales. Pero la culminación de todos ellos son sendas galas, la celebrada ayer y la prevista para el viernes 13, que reunirán a casi 60 de nuestras mejores voces.

Tras sonar el himno nacional, el preludio de «Agua, azucarillo y aguardiente», de Federico Chueca, fue el encargado de abrir la que dio paso después a otra aproximación a esta zarzuela con las voces de Milagros Martín, Luis Álvarez y el actor, tenor-cómico en otros tiempos, José Sacristán. A este número, le siguieron partituras de «El barberillo de Lavapiés», de Barbieri (uno de los impulsores de este teatro); «El niño judío», del maestro Luna; «La tempranica», de Gerónimo Giménez; «La del manojo de rosas», de Sorozábal o «La del soto del Parral», de Soutullo y Vert, entre muchas otras. Así, hasta 24 intervenciones avaladas por artistas como Ana María Sánchez, Isabel Rey, María José Montiel, Milagros Martín, Manuel Lanza o Carlos Chausson, que tuvieron como broche a María Bayo, que interpretó el vals de «Chateau Margaux», de Fernández Caballero, y a José Bros, que abordó «Doña Francisquita». Más de dos horas y medio de espléndido espectáculo, que contó con una puesta de escena sobria y a la vez dinámica, firmada por Luis Olmos. En el foso, la Orquesta de la Comunidad de Madrid estuvo liderada por Miguel Roa.

Numerosos nombres de la política y de la cultura no quisieron perderse este homenaje al teatro y al género que le da nombre. Entre los asistentes se pudo ver, entre otros, a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; al alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, acompañado de su esposa, Mar Utrera; a la concejala de las Artes del consistorio, Alicia Moreno; al juez Baltasar Garzón; al empresario teatral Enrique Cornejo; al cantante Raphael con su esposa, Natalia Figueroa y al actor Francisco Valladares, entre otros.