ERNESTO AGUDOHenze dispondrá de la Orquesta Nacional durante tres semanas

Pons presenta una temporada de la ONE ambiciosa, atrevida e innovadora

SUSANA GAVIÑA
Actualizado:

MADRID. Seis meses de duro trabajo les ha llevado a Josep Pons, director artístico de la OCNE, y a su director técnico, Féliz Palomero, diseñar la que será la próxima temporada de la agrupación nacional. Un proyecto, el liderado por Pons, que el director general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas (Inaem), Andrés Amorós, calificó ayer de «ambicioso, atrevido, innovador y muy atractivo», y que va a suponer un verdadero reto «para la orquesta, el público, la crítica y los informadores».

Y es que Pons, con la ayuda de Palomero, ha armado como si se tratara de un gran mecanismo de relojería, en el que todo encaja a la perfección, 24 programas que intentan responder a todas las expectativas. «Es contundente por la seriedad del programa, en el que no se ha colado nada que no deba estar», asegura. Pons es consciente de que algunas personas se pueden asustar por la inclusión de obras infrecuentes, pero lo justifica afirmando que en la próxima temporada «hay música por todos lo lados».

El tema sobre el que girará la programación será «Viena 1900», «una ciudad en la que se formó un germen que dio lugar a todo el siglo XX tanto en lo que refiere a la música, como a la literatura, la arquitectura, la pintura o la filosofía...». Bajo este epígrafe se ofrecerán un total de diez programas que se inician con los «Gurrelieder» de Schönberg, y que continuará con obras de Mahler, Berg, Webern. Algunos de ellos pertenecientes a esta corriente y otros que sirvieron de referencia -Schubert, Wagner, Brahms, Bruckner-. Con ello Pons pretende ofrecer ante todo una «experiencia estética más que acústica y una visión más amplia de lo que fue esta época».

Tres semanas con Henze

El otro pilar sobre el que se asienta la temporada es el bautizado con el nombre de «Carta blanca a Hans Werner Henze», uno de los decanos de la composición europea que durante tres semanas ejercerá la dirección artística de la orquesta con toda libertad, eligiendo tanto las obras -Berio, Mahler, Haydn, Luis de Pablo y del propio Henze-, como los solistas y los directores musicales. «Lo que permitirá conocer la visión musical del propio compositor», subrayó Pons. Una perspectiva que será enriquecida con conferencias en la Residencia de Estudiantes, una exposición en la Arquería de Nuevos Ministerios y la proyección en la Filmoteca de películas con banda sonora de Henze y documentales sobre su vida. De esta manera la ONE abre una línea de colaboración con otras instituciones culturales, «a las que se sumará en dos años el Museo Reina Sofía».

La ONE también participará de las celebraciones del cuarto centenario del Quijote con dos conciertos que incluirán partituras de Richard Strauss, Cristóbal Halffter, Massenet y José Luis Turina, todas ellas inspiradas en la obra cervantina. La recuperación del repertorio español se verá reflejada en la temporada con la interpretación de la «Atlántida» de Falla y la obertura de «El califa de Bagdad», de Manuel García; mientras que el habitual capítulo de estrenos lo protagonizarán Detlev Glanert y Joan Albert Amargós, quien firma la «Suite flamenca», escrita para orquesta y cantaor, papel que desempeñará Miguel Poveda. Este programa se completará con la revisión de las raíces de Iberoamérica a través de la escritura musical de Tomás Bretón, Arturo Márquez, Celso Garrido-Lecca y Blas Galindo.

Pons también ha querido contar con la presencia de batutas consagradas como las de Bychkov, David Atherton, Paul McCreesh -que ofrecerá un programa barroco con The Gabrieli Consort-, Herreweghe o Christian Zacharias -que dirigirá desde el piano-, compaginándolas con otras emergentes -George Pehlivanian o Lorenzo Ramos-. En cuanto a los solistas, viajarán a Madrid las hermanas Katia y Marielle Labéque, Joaquín Achúcarro, Deborak York, Markus Eiche, Asier Polo, María José Moreno y Ana María Sánchez, entre otros.