Pink Floyd Exhibition: el homenaje en Madrid a una banda que cambió la historia

Psicodelia, rock y experimentación se encontrarán desde el 10 de mayo hasta el 15 de septiembre en el Espacio 5.1 de IFEMA

Actualizado:

l viaje propuesto resulta interesante para cualquier visitante, pero para un fanático de Pink Floyd es como ir a La Meca. Allí se puede contemplar: el Azimuth Co-Ordinator, el dispositivo personalizado que utilizaba Richard Wright para balancear el sonido en directo del grupo a través de un «joystick»; el juego de batería Hokusai Wave de Nick Mason, de 1975; una sección dedicada a Pink Anderson y Floyd Council (los «bluesmen» que inspiraron el nombre del grupo), o una selección de las guitarras que utilizó David Gilmour a lo largo de toda su carrera, como la Fender Custom Telecaster con la que grabó «Animals». La imaginería creada en torno a la Central Eléctrica de Battersea, la construcción industrial londinense inmortalizada en la portada de dicho álbum, también goza de un apartado muy interesante.