Philip Glass
Philip Glass - ABC

Philip Glass: el destino marcado del héroe del minimalismo

El músico actúa el 21 de mayo en el Palau de la Música Catalana de Barcelona

Actualizado:

El destino del idolatrado músico y compositor Philip Glass parece haber estado marcado desde su infancia. Su padre regentaba una tienda de discos, y antes había sido reparador de radios. Toda una metáfora del minimalismo sonoro por el que su hijo sería conocido en todo el mundo décadas después. La profesión de su madre, librera, cierra con suma precisión el círculo de una vida artística entregada a la música y la literatura.

En aquella tienda de discos de Baltimore, su padre le enseñó a distinguir la buena música de toda la demás, y le inculcó su amor por la obra de Beethoven, Schubert y Shostakovich. El joven Philip respondió a la llamada músico-paternal y consiguió desenvolverse con soltura con el violín y la flauta antes de los diez años, pero enseguida se planteó nuevos desafíos en el mundo de la instrumentación.

Con solo 19 años se graduó en Matemáticas y Filosofía en la Universidad de Chicago, donde descubrió la obra del compositor austríaco Anton Webern, y poco después se mudó a Nueva York para estudiar piano con Darius Milhaud. A mediados de los sesenta viajó a París para explorar el contrapunto y la armonía con Nadia Boulanger, y después emprendió una travesía iniciática por el norte de África, Asia y la India, donde fue discípulo de Ravi Shankar.

A su vuelta a Nueva York, en 1968, creó la Philip Glass Ensemble. Pero no fue hasta 1976 cuando obtuvo el reconocimiento internacional, tras su trabajo con el montaje (junto con Robert Wilson) de la ópera «Einstein on the beach», que fue estrenada en el Festival de Aviñón y arrasó en el Carneggie Hall y teatros de medio mundo. Después vinieron las colaboraciones con músicos como Mike Oldfield, poetas como Allen Ginsberg, coreógrafas como Twyla Sharp, cineastas como Francis Ford Coppola o Martin Scorsese, y los encargos de la Metropolitan Opera que le dieron fama universal.

Encuentro literario

Este mito viviente actúa el 21 de mayo en el Palau de la Música Catalana de Barcelona, donde interpretará sus obras «Works for piano» y «Vessels (Koyaanisqatsi)», acompañado por los pianistas Maki Namekawa y Anton Batagov, y por el Orfeó Català dirigido por Simon Halsey. Pero Glass ya ha aterrizado en la Ciudad Condal para asistir, en la tarde de hoy a un encuentro literario organizado por Musicològics y Lletraferits, que se celebrará en la librería Malpaso bajo el título de «Palabras sin música». Allí, sus fans podrán explorar a fondo las ramificaciones literarias del libro homónimo firmado por el propio Glass, y acercarse un poco más de cerca al héroe del minimalismo.