Los Pekenikes, en una actuación de 1967
Los Pekenikes, en una actuación de 1967 - EFE

Los Pekenikes, teloneros de los Beatles en España, cumplen 60 años

Lo celebrarán mañana en el Teatro Rialto de Madrid con un concierto con invitados como Los Brincos y Teddy Bautista

MadridActualizado:

El grupo instrumental español más exitoso lo fue por un insuperable obstáculo. Su vocalista, Juan Pardo, con el que Los Pekenikes habían grabado tres álbumes, se largó a Los Brincos, y el impaciente jefazo de Hispavox quería material nuevo en el mercado ya. «¿Pero cómo vamos a sacarlo si no tenemos cantante?». «Decidme qué tenéis por ahí, aunque no sea cantado», les respondió. En ese single que había que sacar sí o sí apareció «Hilo de seda», pelotazo de sutil belleza que provocó que en Estados Unidos les publicaran un LP con «Lady Pepa» o «Frente al palacio». Y se lanzó en México, Italia, Francia, Holanda... Esto era el año 66.

El 19 de marzo de 1959, Los Pekenikes se establecieron con sus «k» en lugar de las «q», abreviando la palabra para que cupiera en el bombo del batería y erigiéndose, sin saberlo, en precursores de la mensajería «sms», tecnología que tardaría décadas en llegar y que les pillaría, como siempre, tocando. Mañana, en el Teatro Rialto de Madrid, celebrarán el 60 aniversario de la banda. Y contarán con invitados especiales, como Los Brincos o el controvertido Teddy Bautista, que no piensa bajar el tono de su canción a pesar de la edad de sus cuerdas vocales, según ya ha avisado en el chalet de La Moraleja en donde ensayan.

En 1958, coincidieron en el instituto Ramiro de Maeztu en la misma clase Ignacio Sequeros y Alfonso Sainz, que tenía un hermano menor, Lucas, también en el centro. Tras actuar por separado en el salón de actos por Navidad, se conjuraron entre bambalinas para formar algo. Además, como señal del destino, a Lucas le acababan de comprar una guitarra eléctrica. Otro chico del «insti», Pepe Nieto, se les unió. Luego ganaría un par de Goyas por sus bandas sonoras. ¿Escuchaban la misma música que el resto de chavales? No, eran de Ángel Álvarez, un locutor vinculado a la aviación como radiotelegrafista para Iberia y que por sus conexiones aéreas pinchaba las últimas novedades de Inglaterra y Estados Unidos. Ellos eran muy de The Shadows, con Hank Marvin y Cliff Richard.

«Cerca de las estrellas», como se titula su emocionante canción emblema, estuvieron Los Pekenikes precisamente. Ellos telonearon a los Beatles en su histórico concierto en Las Ventas el 2 de julio de 1965. Y los de Liverpool sonaron fatal. «Llevaban tres amplis de 100 vatios y unas columnas con un amplificador de 200 vatios; 500 vatios para toda la plaza de toros. Hoy en día menos de 200.000 no pondría nadie. Así que pusieron los amplis a tope, y eso fue la distorsión absoluta, cosa que a los Beatles no les importaba y a la gente tampoco. Había muchas niñas y no paraban de gritar», cuenta Sequeros.

Una de las cosas curiosas de aquel concierto es que el promotor pagó «solo» 900.000 pesetas de la época por este y el de Barcelona, con desplazamientos y alojamientos incluidos. «Le sorprendió, estaba tirado. Les ofrecieron a los Beatles España y ellos: “¿Qué es eso?”. Les generaba curiosidad porque “Spain is different” y estaban encantados de actuar en la mayor plaza de toros de España. Hasta el punto de que cuando bajaron del avión en Barajas llevaban todos una montera, les hacía mucha ilusión tocar en la plaza de toros», cuenta el bajista.

La banda con mayor caché

¿Hablasteis con ellos? «Llegaron por la zona de cuadrillas y les metieron directamente con el coche a la enfermería. No salieron hasta actuar y muy vigilados. Hubo un par de Pekenikes que pudieron colarse con ellos. Pero montaron una escalerilla para subir al escenario y yo me puse allí. Y, así, llegan, y Paul McCartney se vuelve a los otros tres y les dice: «¡Mira, un niño con barba!». En esos momentos ninguno de ellos llevaba barba y, yo no digo que les influyera, pero al año siguiente la llevaban todos», bromea Sequeros.

Los Pekenikes llegaron a ser la banda con mayor caché, los Rosalía de mediados de los 60. Así, se han escrito ríos de tinta también digitales sobre ellos. Y, por eso, Sequeros se lanzó a escribir «Pekenikes: su auténtica historia», por las falsedades que arreciaban desde la nube. «Decían que estábamos en la crema de la sociedad, al lado de Franco. Yo no vi a Franco en mi vida. Bueno, me hicieron desfilar con el servicio militar con un bombo colgado y cuando decían vista a la derecha ahí estaba Franco. Es lo más cerca que le he visto. Desde El Pardo nunca nadie nos pidió nada. Pero como íbamos con chaqueta y corbata se han creído que éramos muy pilinguis, y para nada, éramos gente muy normal».