El cantante Pablo Alborán
El cantante Pablo Alborán - ERNESTO AGUDO

Pablo Alborán: «El orgasmo del directo es lo que más disfruto»

El artista celebra en Barcelona, Madrid y Valencia la reedición de «Prometo», otro disco que añadir a su lista de superventas

Actualizado:

Ya no es noticia que Pablo Alborán abarrote grandes recintos como el Palau Sant Jordi o el Wizink Center, dos viejos conocidos a los que regresa en los próximos días para celebrar la reedición de «Prometo», otro disco que añadir a su lista de álbumes superventas, y que se acompaña de un Blu-Ray/DVD que incluye su gran concierto en Sevilla del año pasado en el Estadio Olímpico de La Cartuja.

«No sé ni cuántas copias se han vendido, te lo prometo», dice el cantante casi como haciendo una broma con el título de su celebrado cuarto trabajo. «¿Cuánto son cinco discos de platino? Creo que 200.000. De verdad que no lo sé. Sólo me quedé en la cifra de ventas de la primera semana tras el lanzamiento, que fue una barbaridad. La respuesta la mido mejor en los conciertos, cuando veo lo llenos que están, y lo entregado que está el público. El orgasmo que vivo con mis fans en los directos es lo que más disfruto de este trabajo».

Conciertos conceptuales

Los conciertos de esta gira, nos cuenta el artista malagueño, «tienen un concepto, un principio y un final, una estructura que se sale bastante del contexto en el que el público siempre suele ubicarme». Y es que hace ya mucho tiempo que Pablo dejó de ser ese tímido solista que se escondía tras un piano en los grandes pabellones. «Ahora estoy intentando componer cosas distintas, incluso un poquillo raras para lo que la gente espera de mí. Eso me encanta, sorprender. Siempre partiendo de lo clásico, pero intentando transformarlo en algo moderno. Pero claro, ¿qué es lo moderno? Intento no ir hacia donde te lleva la inercia, que es al ritmo del reguetón, la rumba... Quiero llegar a algún lugar más extraño, y sobre todo quiero jugar más con mi voz, experimentar más con ella. Y en cuanto a fuentes de inspiración, la verdad es que las noticias últimamente me dan mucho juego. Creo que el mundo sigue estando fatal».

En su sector, el discográfico, también hay cosas que siguen yendo por un camino que a Alborán no le gusta nada, como «la Rueda» de las televisiones nocturnas. «Es que hay que tener un poco de sentido común. Hay mucho caradura, en todos lados, pero también en la música, y no tiene ninguna explicación que haya canciones que nadie oye, pero que generan enormes de beneficios».